Home > E-maristes > Writings to Marcellin > P. Jean-Baptiste Pompallier - 29/12/1835

 

April 18 - 20 years of the
Canonization of Marcellin Champagnat


 


 



 


Social networking

Marist Brothers

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Today's picture

Brazil: Cemadipe, Aparecida de Goiânia

Marist Brothers - Archive of pictures

Archive of pictures

 

Latest updates

2019-04-17 - General House2019-04-16 - East Timor2019-04-16 - General House2019-04-16 - Belgium2019-04-16 - General House2019-04-15 - United States

 


Calls of the XXII General Chapter



FMSI


Archive of updates

 

Marist Calendar

19 April

Saint Leo (IX) Pope and Confessor
Election of Benedict XVI

Marist Calendar - April

Writings to Marcellin

 

P. Jean-Baptiste Pompallier
29/12/1835

In other languages
Français  Português  

Para facilitar la aprobación de la Sociedad de María, D. Gaston de Pins, en nombre de los Padres Maristas, había escrito al Cardenal Fransoni, de Roma, aceptando las proposiciones que el Vaticano hacía a la Sociedad de María. Después de aquella carta de aceptación, escrita en el día 20 de noviembre, se pasaron casi tres meses de silencio por parte de Roma: ninguna respuesta del Vaticano. Fue durante ese “nervioso” tiempo de espera que volvió el asunto de la casa central única para los dos grupos maristas, de Belley y de Lyon. Es uno de las temas de esta carta del P.Pompallier, que comunica la idea de la compra de un local definitivo en Lyon, idea apoyada por el P.Cholleton. La propuesta de la casa central en Lyon no va a ser apoyada por el P.Colin, dejará el asunto “dormido”. (Cfr. H.Ivo Strobino, nota introductoria al texto, “Cartas Passivas”)

J.M.J.

Señor y respetable superior:

[1] Tengo varias cosas que comunicarle. Pero antes de comenzar, reciba, le ruego, mis parabienes del nuevo año. ¡Que puedan aumentar para Ud. las bendiciones abundantes que merece a los ojos del Señor tantos piadosos hermanos como ha formado y tantos niños que reciben por su celo la vida de salvación al recibir por medio de sus hermanos una sólida educación católica!.. He enviado el otro día una carta a nuestros hermanos de la providencia, para que se la hagan pasar de parte del Sr. Cholleton: es para preparar o prometer un establecimiento a un digno sacerdote que merece con su grey las mayores consideraciones de nuestros superiores y de nuestra parte. Vea delante del buen Dios de qué manera se las puede arreglar en esta circunstancia.

[2] He escrito al Sr. Colin, superior de Belley, como habíamos acordado. Le he hecho saber, pues, que muy probablemente podríamos ir los dos a Belley los primeros días después de la Epifanía. Por consiguiente, le espero aquí en Lyon, por esta época. Pocos días antes de escribirle, he recibido una carta suya, que me hace reflexionar mucho. Deseo mucho pasar tiempo con Ud. cuando venga.

[3] No hay nada nuevo, desde que tuve el honor de verle. Roma guarda todavía silencio sobre la decisión definitiva que esperamos con relación a la misión proyectada y, en con secuencia, de la congregación a centralizar. No hay nada de terminado tampoco sobre la adquisición de una propiedad para los sacerdotes en Lyon.

[4] El hermano Mateo, después de su viaje con Ud., me ha hecho una visita y me ha comunicado de su parte el deseo de dirigirse a mí con sus hermanos para la confesión. Por mi parte no sabría rehusar nada ni a Ud. ni a sus hijos. Sin embargo, voy a hacerle algunas observaciones que considero prudentes a este respecto. La realización de nuestros proyectos de establecimiento para los sacerdotes en Lyon no está todavía próxima a llevarse a cabo, a juzgar por el silencio de Roma y la carta del Sr. Colin. Si fuera a salir para el extranjero sin que este proyectado establecimiento estuviera en marcha, los hermanos no tendrían en Lyon sacerdote de María posiblemente por un buen tiempo, y se verían obligados a volver al párroco, lo que le mortificaría un poco posiblemente. Vea si no es conveniente alargar todavía el dar mis cuidados a nuestros hermanos, tanto más, así lo creo, que ellos se sienten bien. Por lo demás, hablaríamos de todo esto y de muchas otras cosas en vuestra visita a Lyon.

[5] Le he hecho llegar un frasquito o pomito del remedio del que le había hablado. Acéptelo como una pequeña muestra de amistad. Deseo que el médico soberano de lo alto se sirva de él para sanarle completamente.

[6] Aceptando mis votos, extiéndalos también al Sr. Servant y a todos nuestros buenos hermanos. Es en unión con los divinos Corazones de Jesús y de María y recomendándome insistentemente a los Santos Sacrificios y a las oraciones de todos ustedes que tengo el honor de ser con respeto y dedicación, Señor y respetable Superior, vuestro muy humilde y muy obediente servidor,

POMPALLIER, sacerdote m.

Lyon, el 29 de diciembre de 1835. Mis respetos y deseos al Sr. Terraillon.

[7] P.S. El Sr. Fontbonne había prometido venir a verme después de las fiestas, pero circunstancias en su viaje se lo han impedido, sin duda. ¿No debe hacer también el viaje a Belley? Que esté preparado para la época indicada.

2708 visits