19 de junio de 2022 CASA GENERAL

20 de junio: día mundial de los refugiados

“Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto”

Nos cuenta la Biblia, en el evangelio según san Mateo (Mt 2,13-14), que José fue avisado por un ángel del Señor para que huyera a Egipto, junto a María y al recién nacido Jesús. “Después que ellos partieron, un ángel del Señorapareció en sueños a José, diciéndole: Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto, y estáte allí hasta que yo te avise; pues Herodes ha de buscar al niño para matarle. Levantándose José, tomó al niño y a su madre, de noche, y se retiró a Egipto”.

Tristemente, la historia de la humanidad está plagada de HISTORIAS de personas que tienen que abandonar sus casas, sus familias, sus tierras, sus vidas…para ir a vivir a lo nuevo, a lo desconocido. Y decimos HISTORIAS con mayúsculas porque detrás está la vida de personas que han sufrido y sufren el desarraigo y la vulnerabilidad.

Cada 20 de junio, las Naciones Unidas recuerdan el Día Mundial del Refugiado. Como Maristas de Champagnat, también nosotros queremos hoy recordar a las personas que se ven obligadas a salir de su tierra y emprender una nueva vida lejos de sus casas. Las Naciones Unidas, y nosotros junto a ellas, quieren dar a conocer esta situación, quieren/queremos ponernos de parte de quienes sufren.

En gran parte del mundo, las noticias nos recuerdan a todos los que han tenido que huir de la barbarie de la guerra en Ucrania. No es solo este país. Son demasiadas las situaciones de guerra, de injusticia, de hambre… que impulsan a miles de personas a abandonar sus vidas en busca de una vida en paz y dignidad.

A veces, sin darnos cuenta, nos podemos ver inmersos en el pensamiento de que existen refugiados de primera y de segunda. ¿Por qué los medios de comunicación nos hablan de la guerra en Ucrania y no en otros lugares de nuestro mundo? ¿Por qué algunos líderes se muestran a favor de acoger a algunos refugiados en función de su lugar de procedencia? ¿No estaremos, también nosotros, cayendo en la trampa de distinguir a las personas por su procedencia, o por su credo, o por el color de la piel? El Día Mundial de Refugiado, para este 2022, nos recuerda que no debería importar quiénes son estas personas, ni en qué religión crean, ni de dónde provengan, ni cuándo, cómo o por qué han sido obligadas a huir.

El papa Francisco, en Fratelli Tutti (11), nos dice que siempre estamos en camino, que debemos luchar cada día por conquistar la justicia y la solidaridad. La necesidad de seguir recorriendo este camino la seguimos viendo en los periódicos y los medios de comunicación. El mundo se encuentra, muchas veces, roto por el dolor, roto por el sufrimiento de quienes sólo pueden huir para salvar sus vidas y las de sus seres queridos.

También, el XXII Capítulo General de los Hermanos Maristas nos llama la atención sobre la necesidad de “apostar decididamente por defender” la dignidad de refugiados y migrantes, buscando su inclusión en la sociedad. Como Maristas de Champagnat estamos llamados a dar respuesta a este deseo del Capítulo. Tenemos proyectos admirables que intentan ayudar en estas situaciones a miles de desplazados. Pensemos, por ejemplo, en el proyecto “Fratelli” que lleva años desarrollando en el Líbano. Iniciativas que ayudan a encontrar trabajo, que ofrecen atención médica, que prestan servicios de ayuda psicológica, y sobre todo iniciativas encaminadas a brindar un espacio educativo adecuado y adaptado a las características y necesidades personales.

No podemos quedarnos parados, no podemos refugiarnos en el “yo” y olvidarnos del “nosotros”, que es donde se encuentra la verdadera dignidad de todos los seres humanos.

________________

H. Ángel Diego García Otaola – Director del Secretariado de Solidaridad

VOLVER

Ceremonia de compromiso de laicos y laicas...

SIGUIENTE

Cuadernos Maristas 40...