25 de noviembre de 2022 CASA GENERAL

25 de noviembre: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o mental para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada».’ Las estadísticas basadas en esto, revelan que unos 736 millones de mujeres han sufrido violencia o acoso físico y/o sexual al menos una vez en su vida. Son frecuentes las historias de violaciones, coacciones sexuales, tráfico de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, violencia de género en las escuelas, mutilación genital femenina, ciberacoso y violencia psicológica que sufren las mujeres políticas. La situación es peor en las sociedades patriarcales.

Con la esperanza de que la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Pekín, llamara la atención del mundo sobre la difícil situación de las mujeres, el Papa Juan Pablo II, en su carta del 26 de mayo de 1995, dirigida a la Sra. Gertrude Mongella, secretaria general de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, le dijo que la Iglesia siempre ha demostrado una gran consideración por las mujeres en acción y en palabra, proporcionándoles educación y atención sanitaria. La Declaración de Pekín y la Plataforma de Acción para la emancipación de la mujer respondieron a la oración del Papa y captaron la atención del mundo.

25 de noviembre

En 1999, la Asamblea General de la ONU declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional para sensibilizar a la población sobre la violencia de género en todo el mundo, los avances en este sentido se han producido en los países industrializados y desarrollados. Las mujeres de estos países pueden luchar por sus derechos porque ya no se tolera la desigualdad de género ni la violencia contra ellas. Desgraciadamente, este no es el caso de los países en desarrollo, donde las mujeres guardan silencio ante las normas sociales y de género perjudiciales que justifican las prácticas de desigualdad de género, como la autoridad de los hombres para disciplinar a las mujeres y a los niños o la vergüenza pública de las adúlteras.

La Iglesia católica condena todas las formas de violencia contra las mujeres porque tienen repercusiones negativas para los niños. Las investigaciones demuestran que más del cincuenta por ciento de los hombres que maltratan a sus esposas también golpean a sus hijos, y que los niños que crecen en hogares violentos tienen más probabilidades de convertirse en maltratadores y perpetuar un círculo vicioso de violencia. Para corregir la desigualdad de género, la Iglesia enseña que las mujeres y los hombres son iguales en dignidad y derechos y presenta la actitud compasiva y respetuosa de Jesús hacia las mujeres como la perspectiva cristiana para concienciar sobre la violencia de género. En varias ocasiones, el Papa Francisco condenó la violencia contra las mujeres refiriéndose a ella como satánica y un insulto a Dios. En una de sus homilías sobre «La maternidad y la mujer», invitó a todos a promover a las madres y proteger a las mujeres.

Los maristas promueven la igualdad de género

Como educadores y defensores de los Derechos del Niño, nosotros, Maristas de Champagnat, promovemos la igualdad de género en nuestras escuelas. Creemos que los niños deben crecer con un espíritu de amor y respeto por los demás. Champagnat siempre insistió en que la igualdad debía ser el sello de las escuelas maristas y caracterizar todos los aspectos de la educación de los niños. Su principio educativo de «para educar bien a los niños, hay que amarlos y amarlos a todos por igual» sigue inspirando nuestro enfoque educativo. Este principio nos invita a ver en todos nuestros alumnos sólo su conducta, amarlos y tratarlos a todos como nuestros hijos.

_________

Hermano Francis Lukong – Secretariado de Solidaridad

VOLVER

Encuentro de la Comisión Internacional de He...

SIGUIENTE

Maristas de Ibérica celebran la semana de lo...