3 de octubre de 2022 CASA GENERAL

3 de octubre: Día Mundial del Hábitat

El Día Mundial del Hábitat es una oportunidad para reflexionar sobre el estado de nuestros pueblos y ciudades y para crear conciencia sobre la importancia de la vivienda. En 1985, la Asamblea General de las Naciones Unidas lo estableció a través de la Resolución 40/202, y se celebró por primera vez en 1986 con el tema “La vivienda es mi derecho” para resaltar la importancia del derecho básico a una vivienda adecuada. En los Días Mundiales del Hábitat, los grupos de la sociedad civil y los activistas alzan su voz para ayudar a las personas que necesitan una vivienda digna y asequible. Este año, 2022, el Día Mundial del Hábitat se conmemora el 3 de octubre, bajo el lema «Cerrando la brecha. No dejar a nadie, ni ningún lugar, atrás». Este tema examina patrones que mejoran los estándares de vivienda.

La investigación sobre los patrones del crecimiento urbano revela que en 1950 Europa y América del Sur y del Norte tenían el 70 % de su población viviendo en ciudades, mientras que África y Asia tenían el 40 % y el 48 % respectivamente. Se estima que para el año 2050, la población urbana mundial podría ser más del 70%. Actualmente, más del 52% de la población mundial vive en grandes ciudades. En consecuencia, la desigualdad social está aumentando, sobre todo en los países en desarrollo, con la existencia de una forma de urbanización que contrasta un centro rico y bien equipado con barrios pobres, hacinados e inseguros.

Al adoptar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los Estados miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a acelerar el progreso de los más rezagados. La promesa de no dejar a nadie atrás es un compromiso para acabar con la pobreza extrema y el subdesarrollo en todas sus formas y actuar explícitamente para garantizar que aquellos que se han quedado atrás puedan alcanzar a aquellos que han experimentado un mayor progreso. Es por esta razón que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 11) se titulan «ciudades y comunidades sostenibles» para «hacer que las ciudades sean inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles» abogando por la inclusión de viviendas adecuadas y asequibles, y la mejora de los barrios marginales. Esta es una invitación a los gobiernos para que resuelvan el problema de la vivienda centrándose en la vivienda social y pública mediante la construcción de viviendas más pequeñas, controlando los alquileres, comprando terrenos e inmuebles, y centrándose en la construcción de viviendas asequibles en lugar de viviendas de lujo.

Mientras celebramos el Día Mundial del Hábitat, inspirémonos en la circular “Hogares de Luz” del hermano Ernesto para comprender la esencia del hábitat humano como un hogar donde obtenemos todo el cuidado y la comodidad material y espiritual para nuestra supervivencia y bienestar. Las personas que viven en los barrios marginales urbanos corren el riesgo de perder el sentido de autoestima a medida que experimentan dificultades para acceder a recursos espirituales y materiales. Al respecto, el Papa Francisco, durante el Simposio sobre “Ciudades Sostenibles”, realizado el 22 de julio de 2015, exhortó a los alcaldes del mundo a superar la exclusión social y la marginación en los entornos urbanos y lograr una mejora integral de la calidad de vida humana. El Papa, los animó a dar prioridad a las personas más vulnerables y los barrios marginales, proporcionando los servicios sociales necesarios para permitir que prospere la vida familiar. También les pidió que no piensen en los entornos urbanos como muchas periferias organizadas en torno al centro, sino como barrios, uno al lado del otro, y darles acceso al mismo nivel de servicios socioeconómicos y culturales.

——————————–

H. Francis Lukong – Secretariado de Solidaridad

VOLVER

Más de 150 años de presencia marista en Sam...

SIGUIENTE

Maristas de Brasil participan en el encuentro...