9 de junio de 2009 COLOMBIA

A la escucha del paso de Dios por la vida

Del 03 al 09 de mayo los 14 novicios, en compañía del hermano Marco Antonio Vargas (Maestro) y del hermano Roberto Linares (Encargado de pastoral vocacional en América Central, que nos animó el retiro) nos trasladamos, vía San Pedro, a un lugar en donde se ubica la casa de espiritualidad de los Misioneros del Verbum Dei y allí realizamos nuestros ejercicios espirituales.

Logramos un buen ambiente de interiorización y profundización en nuestra historia personal, acompañado de las ?Orientaciones? que el hermano Roberto Linares nos brindaba cada día, para ubicarnos frente a lo que se quería vivir en el día y en cada uno de los ejercicios.

?Señor mío si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego no pases a mi lado sin detenerte? (Gn. 18, 3b) Con esta invocación dábamos inicio a cada uno de nuestros ejercicios, donde profundizamos en nuestra ?experiencia de amor? y también en nuestras ?resistencias al amor?.

Para el desarrollo del mismo, nos apoyamos en la metodología de San Ignacio de Loyola, regalo para nuestra Iglesia adaptándolo a nuestro carisma marista y agradecer así la presencia de María en nuestro caminar.

Nuestro día estaba animado de 3 ó 4 ejercicios de oración, acompañado de una entrevista diaria de 15 minutos al final de la tarde para revisar el ?paso de Dios? a lo largo del día.

Al caer la tarde nos juntábamos, para agradecer comunitariamente a Dios lo que Él nos había regalado en el día, a través de la celebración de la Palabra.

Terminamos nuestro retiro, haciendo nuestra ?cosecha? de todos los ?frutos? o ?regalos? que recibimos del Señor durante estos días; que para nosotros han sido de mucha ?gracia? y de seguir caminando juntos y de la mano de Aquél que nos ha llamado a seguirle.

Gracias, hermano Roberto, por su disposición y por compartir su ser de hermano con nuestra comunidad a lo largo de estos días de encuentro con el Señor. También agradecemos a todos aquéllos y aquéllas que durante estos días atrás han estado muy unidos a nosotros a través de la oración.

Que María nuestra Buena Madre siga haciéndolo todo entre nosotros, de la mano de su Hijo, para que cree en nosotros ?Corazones nuevos, para un mundo nuevo?

__________–
René Montes (novicio de 2º año)

VOLVER

Agua de la roca...

SIGUIENTE

Hallado el Transumptum de la causa...