18 de julio de 2008 AUSTRALIA

¡Abraza la visión! ¡Acoge nuevos sueños! ¡Lánzate tras el ideal!

Los participantes del Festival Marista Internacional duermen en la residencia de los internos del St. Joseph?s College. En estas fechas hay vacaciones escolares en Australia. Hoy, un grupo de los jóvenes se ha levantado temprano para asistir a la misa en la capilla del centro.

La dinámica fuerte del día ha consistido en una profundización de la identidad marista, orientada a ayudar a los jóvenes a definir los rasgos característicos maristas. Esta reflexión ha estado animada por los hermanos César Henríquez y Tony Leon.

César, salvadoreño de nacimiento, ha trabajado como educador en Guatemala y Costa Rica, tanto en colegios como en centros sociales atendiendo a niños y jóvenes en situación de riesgo. Desde 2006, ha estado ejerciendo como representante marista para la defensa de los derechos de los niños ante los organismos de la ONU en Ginebra, labor que realiza junto con otros religiosos.

Su reflexión nacía precisamente de esa experiencia de trabajo con jóvenes en situaciones difíciles, enlazada con las posibilidades que ofrece la labor en Ginebra. Esa presencia oficial ?decía César- es un instrumento para apoyar la acción que hay que realizar en cada escuela, colegio, universidad u obra social donde educan los maristas.

Por su parte, el hermano Tony Leon ha hablado de los caminos que se abren ante los jóvenes que se sientan llamados a seguir la vocación marista. Tony es el coordinador de la pastoral vocacional marista de la Provincia de Sydney. Atiende a los jóvenes maristas, acompaña a los que desean reflexionar sobre una posible llamada vocacional y a los que se interesan por la vida marista y por la figura de Champagnat. Ayudado de una excelente tecnología audiovisual ha sabido plantear con sencillez y exigencia la actitud de escucha que hay que tener para percibir la llamada de Dios y seguirla.

El día ha terminado con un rato de oración contemplativa. Los jóvenes se han dirigido, hacia el gran salón de actividades del Festival, precedidos de los hermanos, que vestían sotana banca. Luego, la oración ha comenzado con el canto de la ?Salve regina?, siguiendo la tradición marista. La Palabra de Dios, proclamada por los propios jóvenes, ha sido el alimento de los espíritus, mientras los cantos creaban un ambiente de interiorización.

Ésta ha sido una jornada de propuestas dirigidas a la generosidad de estos corazones jóvenes. Era una siembra en terreno de libertad, alegría, serenidad y apertura. Esta siembra, realizada en el contexto propicio del Festival, augura un futuro de jóvenes comprometidos con el carisma marista.
______________
Sydney – Viernes, 11 de julio
H. AMestaun

VOLVER

Dos meses oteando horizontes...

SIGUIENTE

Presentación del libro Agua de la Roca...