25 de mayo de 2011 PORTUGAL

Al amparo de la Virgen de Fátima

El día 16 de abril, nos encontramos en Fátima, en la Consolata, 16 antiguos hermanos de Portugal (uno ellos, el P. Serafim Marques, de la Consolata), acompañados de cinco esposas y un amigo ex alumno. Este encuentro fue diferente a los anteriores que hemos tenido. Se han organizado ya varios encuentros, incluyendo también a los antiguos juniores y, a veces, a los antiguos alumnos. Los participantes buscaron, como nunca lo había hecho, una clave para profundizar el camino cristiano y para poder profundizar la peculiaridad distintiva marista. Todos pudieron hablar, hablar de si mismos y abrirse a los demás, comunicarse y escucharse unos a otros. Hubo sinceridad, espontaneidad, y a veces, emoción. Todos nos consideramos maristas, identidad que nos acompañará hasta el cielo.

Dos antiguos hermanos no pudieron participar por impedimentos de última hora. Y varios de los que no se habían inscrito expresaron su pena por no poder participar, unos por problemas de salud, o familiares, otros por compromisos profesionales.

El Instituto estuvo presente en las personas de los hermanos Manuel Silva y Teófilo Minga. Además, para aprovechar la presencia del hermano Teófilo, de paso desde Toronto hacia Roma, escogimos esta fecha, para ir en peregrinación a este santuario tan mariano. Nos sentimos bien aquí en este recinto de Fátima, porque nuestra espiritualidad es una espiritualidad profundamente mariana.

El hermano Silva, en su charla, nos habló del rostro mariano de la Iglesia, vivido profundamente por las congregaciones maristas desde su origen. El hermano Teófilo, responsable del Secretariado de Misión ad gentes del Instituto nos habló, con mucho entusiasmo, de la estrategia y esfuerzos misioneros de la Congregación, ahora más centrados en Asia, pero no solamente allí. Fue una charla seguida con enorme atención e interés por todos los participantes. Era una información que recibíamos de primera mano y que esperábamos desde hacía mucho tiempo. El hermano Teófilo supo responder a nuestro interés no solo por la charla que dio, sino sobre todo por el diálogo que siguió. Él domina bien el tema, pero siente sobretodo un gran amor por la obra marista, y en este caso concreto por las misiones.

La voluntad de ir más lejos nos llevó a las siguientes resoluciones, que son el resultado de propuestas que excedieron, con mucho, lo que la Comisión Organizadora podía esperar:

1. Reunirnos a nivel nacional dos veces al año, preferiblemente en los meses de mayo y octubre.

2. Constituir cuatro núcleos regionales: Lisboa, Leiria, Porto y Chaves, para aprovechar la proximidad en las zonas donde hay mayor concentración de antiguos hermanos. Se escogieron los líderes para la animación de cada uno de estos núcleos.

La estructura del encuentro se fue construyendo a lo largo de la fase de preparación y recibió muchos ajustes a lo largo del día, considerando el ritmo de las dinámicas de interacción.

La eucaristía presidida por el ex hermano, P. Serafin Marques, de la Consolata, y en cierto modo nuestro anfitrión, fue el broche final para concluir nuestra jornada. Fue el momento cumbre del día. El P. Serafim hizo una brillante homilía (además es un brillante comunicador) y lo sentimos, a lo largo del día, como uno de nosotros, pues estuvo siempre con nosotros. El día finalizó con una celebración eucarística; no podía ser de otra manera. Sabemos que la espiritualidad marista es presentada en su documento más reciente, Agua de la roca, como una espiritualidad eucarística. Como maristas, estamos invitados a vivir eucarísticamente.

________________
Manuel do Rosário Carvalho
Coordinador de los Ex-hermanos de Portugal

VOLVER

Provincias de Australia...

SIGUIENTE

Recursos para la Semana Champagnat 2011...