12 de septiembre de 2008 CAMERúN

Año de Espiritualidad

El tema del retiro fue del agrado de todos y nos ha ayudado a comprender mejor el libro Agua de la Roca. Era un tema muy inspirador y adecuado para el año marista de espiritualidad. Fue la primera vez que muchos de nosotros han reflexionado profundamente sobre la Espiritualidad Apostólica Marista. Fue muy interesante el tiempo que se tomó para explicar todos los capítulos. Además la oportunidad que tuvimos de expresar nuestros propios sentimientos en relación a los capítulos, las sugerencias que han aparecido durante el dialogo fueran muy buenas y desafiantes. Eran, al mismo tiempo, sencillas paras ser comprendidas, claras y profundas. Para usar una frase de nuestro libro, eran ?sin complicaciones? (cf AdR, 34)

Fue muy agradable la invitación a una vida de oración profunda. De hecho era una invitación que viene del propio libro de nuestra espiritualidad (cf nº 81.83). Es un desafío descubrirla realmente. Otros importantes documentos de nuestro instituto deberían ser presentados de modo similar para extraer de ellos la máxima riqueza que contienen. Había un amplio espacio para preguntas y respuestas haciendo la comprensión del documento todavía más clara. La explicación de varios números de gran y especial importancia juntamente con la experiencia y una información más ancha desde otros documentos Maristas y de la Biblia ha hecho la semana entera muy atractiva. A través del estudio de Agua de la Roca hemos comprendido mejor nuestra identidad como Hermanos Maristas en la Iglesia y lo que se espera de nosotros.

Cada grupo responsable por la Eucaristía ha hecho un buen trabajo. Las homilías intensificaran la oración y han mantenido vivo el tema del día. Desde los textos bíblicos la homilía constituyó una reflexión profunda que trajo unidad al tema del día. Las reflexiones eran ricas y bien en relación con las lecturas o la fiesta del día. Fueran enriquecedoras, motivadoras y desafiadoras al mismo tiempo. Fueran un apoyo excelente para nuestra meditación porque iluminaban tanto las lecturas del día como lo estudiado en Agua de la Roca. Hacían convergir los datos del mundo Marista y aquellos de la Biblia. Han dado significado a la celebración de Eucarística, al hacer de Cristo el centro de nuestro retiro. Y había una invitación a poner en práctica todos estos documentos en nuestras situaciones diarias.

VOLVER

H. Eugene Kabanguka de visita en Tanzania...

SIGUIENTE

Provincia Mediterránea...