15 de abril de 2005 FILIPINAS

Año Vocacional Marista

Más de 600 alumnos de diferentes escuelas de la Provincia Marista de Filipinas junto con sus profesores, se reunieron en el gimnasio de la Universidad de Nuestra Señora de Marbel, en Koronadal City, Provincia de South Cotabato para celebrar el Año Vocacional Marista, con oraciones, canciones, bailes, visitas a comunidades pobres, exposiciones de fotografías de sus actividades para con los pobres y muchas más entretenidas actividades, además de escuchar a numerosos conferenciantes, como al Hno. Theoneste Kalisa, FMS, Consejero General y Coordinador de la Comisión de Vocaciones. La actividad, que duró dos días y que bautizada como Congreso Marista de Jóvenes, tuvo por tema ¡Vive hoy el sueño de Champagnat!Una de las actividades más especiales del Congreso Marista de Jóvenes fue el Festival de la Canción Marista; alumnos y antiguos alumnos participaron en ese concurso con letras de canciones originales. Uno de los criterios para determinar el ganador fue el grado de fidelidad al tema ¡Vive hoy el sueño de Champagnat!Al final del Congreso, los participantes, con la ayuda del Comité Organizador del Año Vocacional Marista, formularon una declaración con sus correspondientes resoluciones. La declaración del Congreso Marista de Jóvenes de 2005 expone lo siguiente:Nosotros, participantes en el Congreso Marista de Jóvenes de 2005, inspirados por el carisma de San Marcelino Champagnat, creemos que la juventud es una poderosa fuerza en la misión evangelizadora de la Iglesia; que, para responder a los signos de los tiempos, cada creyente debe llenarse de confianza y de un renovado sentido para encarnar verdaderamente los valores del Evangelio en nuestras vidas; que la sencillez de vida, la humildad, la modestia y el amor al trabajo al estilo de San Marcelino son valores importantes para la transformación de la sociedad; que el valor de la oración y el amor a la Eucaristía son dimensiones esenciales para fortalecer la vocación cristiana de los creyentes y, al mismo tiempo, fuente de vocaciones religiosas; y que el carisma de San Marcelino es siempre actual y que todos, especialmente los jóvenes maristas, estamos llamados e interpelados para ser continuamente testigos de su sueño.Además, los participantes en el Congreso Marista de Jóvenes se comprometen a lo siguiente: a ser evangelizados y evangelizar a nuestros compañeros y a la comunidad; a participar activamente en todas las iniciativas que promuevan un desarrollo holístico de la sociedad y una renovación de la Iglesia; a vivir e irradiar el carisma de San Marcelino a nuestro estilo y en nuestro tiempo; a trabajar para conseguir vocaciones para la Iglesia, muy especialmente, por las vocaciones maristas; a abrazar una vida cristiana centrada en la Eucaristía; y a valorar el amor al trabajo y la preocupación por los menos favorecidos, como una manera de llegar a ser genuinamente Marista.

VOLVER

Unificación significa unión de corazones y ...

SIGUIENTE

Habría deseado abrazarlos a todos...