26 de septiembre de 2007 AUSTRALIA

Anthony se compromete de por vida

Canberra lucía un hermoso día de primavera el 15 de septiembre, sábado, cuando desde puntos lejanos y desde las cercanías iban llegando los maristas para acompañar al H. Anthony Robertson en su profesión perpetua que se celebraba en la catedral de Saint Christopher, abarrotada para el acontecimiento.

Había un ambiente de alegría y de acción de gracias en esta ceremonia oficiada por el arzobispo Mark Coleridge junto con ocho sacerdotes, todos ellos amigos de Anthony, a la que asistían los familiares, alumnos y profesores, hermanos de todas las edades y miembros de grupos juveniles y comunidades católicas de Canberra.

Después de la profesión se tuvo una merienda generosa en las dependencias del Marist College de Canberra. A la noche hubo una cena para un círculo más íntimo en el Gimnasio.

Anthony, felicidades por haber ofrecido tu vida como un hermano de Marcelino. A la vez, damos las gracias al H. Greg y la comunidad de Canberra por su excelente hospitalidad y sus muestras de auténtica fraternidad marista.

H. John Thompson
Provincial de Sydney

VOLVER

Misión Ad Gentes...

SIGUIENTE

Una presencia y un mensaje entusiasmantes...