9 de septiembre de 2007 BRASIL

Aprender de las respuestas maristas

Hoy, 5 de septiembre, la Asamblea ha reflexionado sobre cómo se desarrolla la propia vida marista al lado de los jóvenes en diversas partes del mundo y a través de expresiones muy variadas. Para ello se han propuesto doce experiencias del mundo marista. Las enunciamos tal como han sido presentadas a la Asamblea.
Sydney WYD ?08 & Marist Festival Br. David Hall,
Madagascar Mission Champagnat: Ihorombe, Fr. Thomas Radriananteniana,
Brasil Pastoral Juvenil Marista, Ir. Joao Carlos do Prado,
Asia Fidelidad en tiempos de crisis Br. Tom Chin,
Philippines Community Extension Program: N. D. of Dadiangas Virginia Manalo,
México Aprender sirviendo: Universidad Marista Mérida H. Héctor Dessavre.
Sydney Indigenous Education Program: St Joseph?s College Ross Tarlinton
Mediterránea Comunidad mixta en Badajoz José Antonio Rosa
L?Hermitage Jóvenes en riesgo Hno. Miquel Cubeles
Melanesia Mabiri Vocational Education Program: Bouganville Benedict Tooming
Ad Gentes El Proyecto FMS H. Luis G. Sobrado
Bis ONU Promoción y defensa de los derechos del niño H. César Henríquez

La selección de las experiencias que se han propuesto se hizo de manera que hubiera dos de cada Continente y dos de la Administración general. Como los representantes e Nigeria no pudieron llegar para este día, la experiencia que iban a presenta fue sustituida por la organización del WYD en Sydney.

Otro criterio para la selección de las experiencias fue que la exposición la pudieran hacer personas que iban a participar en la Asamblea y dar así más vida a la exposición. Estas experiencias no son, pues, el resultado de ningún concurso o competencia, sino luces naturales que pueden iluminar la reflexión que se está haciendo para soñar el futuro que Dios quiere para los maristas. En su contenido recogen una rica variedad. Algunas hacen referencia a formas o estilos de vida, otras destacan la manera de actuar, la proyección social o la solidaridad; las hay de ámbito misionero, universitario o comunitario. Desde el punto de vista práctico hay que destacar que todos los miembros de la Asamblea han podido conocer seis de las doce experiencias.

Este mosaico de realidades maristas ha sido el tema motivador de la actividad interior de todo este día. La riqueza de las exposiciones, sobre todo por lo que tienen de testimonial y de propuesta, ha facilitado el intercambio de experiencias personales y ha tocado mucho el corazón y la mente de las personas. Caía ya la tarde cuando el hermano Pedro Herreros ha motivado la Eucaristía diciendo: ?Desde las nueve de la mañana no nos hemos visto todos juntos hasta este momento. Durante la jornada de hoy, cada media hora, nos hemos ido dejando tocar por lo que oíamos y vivíamos?.

Un foro abierto para escuchar los latidos del corazón de la Asamblea

Concluye el día con un foro abierto en el que cada uno puede compartir con los demás lo que ha pasado por sus cabezas o lo que ha movido su corazones. Este acto será la puesta en común de todos los grupos para llevarlo como ofrenda ante el altar.
De la pared frontal de la sala cuelga un gran mural con un corazón grande en el centro. A medida que han ido llegando los participantes han ido colocando sobre el corazón algunas frases, signos, expresiones, dibujos o gráficos con los que se ha resumido la reflexión personal y grupal realizada durante toda la tarde. El conjunto de las expresiones deja la impresión de un clamor vivo de aguas subterráneas portadoras de vida; de un savia rica que asciende y alimenta el tronco y las hojas del árbol marista. Ayer se escuchó a los jóvenes de nuestro mundo; hoy la atención se ha orientado hacia el Instituto y sus realizaciones. La mirada se dirige a las profundidades del alma colectiva para encontrar las esencias de la identidad y de la misión. En este forum preparatorio a la misa, en el que se ha puesto en común lo que el Espíritu ha ido suscitando a lo largo del día sorprendió el gran número de personas que han participado y la pasión con que lo han hecho.

Sintonía de hermanos y laicos sobre el carisma y la misión

A continuación se recogen algunas manifestaciones que se han escuchado durante el forum abierto.

?Hoy hemos conocido un poco del gran trabajo que se hace con los más desfavorecidos, con los más necesitados, pero eso no es todo. Nosotros no podemos solucionarlo todo, pero tampoco podemos cerrar los ojos ante la realidad. Hoy nos mostraron la pasión con la que se vive la misión marista en diversos lugares?.

?Nuestro carisma se concreta en ser hermano o hermana para los más necesitados y se expresa en compasión cercanía. Eso es lo que los niños necesitan. Esto ofrece muchas oportunidades para nuestra vida?.

?Concibo el carisma marista para hoy como luz que muestra caminos abiertos, como punto de encuentro de hermanos y laicos y, en fin, como una forma de vida particular?.
?Esta Asamblea es una fuente de agua para el Instituto. No podemos salir de Mendes de la misma forma que entramos. La conversión de los hermanos y laicos vendrá cuando nos acerquemos a los jóvenes y los niños. Para ello hemos de ser discípulos de Marcelino; discípulos y discípulas, hermanos, laicos y laicas que abramos nuestros corazones a estos niños y jóvenes que esperan mucho de nosotros?.

?El carisma marista lo siento como una llamada que se me hace desde la realidad en que me desenvuelvo y que lo he de concretar en los niños pobres que vienen a mi escuela con los que tengo que hacer hijos e hijas de Dios?.

?Analizamos, trabajamos y aprendimos respuestas estructuradas y organizadas pero en el día a día damos respuestas no tan organizadas o respuestas no tan lanzadas en el dar vida. También existen respuestas que no son carisma marista. Podemos intentar que esas respuestas sean las menos posibles. La dimensión es muy grande y los contextos muy distintos?.

?En las reflexiones que hicimos durante el día de hoy percibimos que durante estos días la diversidad es una gran riqueza?.

?Para sentirse partícipes del carisma marista hay que ser coherente con el evangelio de Jesús. El carisma nos pide coraje, audacia, pero sobre todo amor, mucho amor a aquellos que están más cercanos de nosotros que esperan una respuesta?.

?Champagnat era un buen sacerdote. Sin dejar de ser lo que era salió a las calles de su pueblo, tomó contacto con la realidad de sus gentes, por eso se encontró con Montagne. Se arriesgó, como sacerdote, a dejar algo al margen la gestión parroquial. Nosotros somos buenos maristas. Creo que, como Champagnat, necesitamos salir de ?nuestras parroquias? para estar en los patios o en otras realidades de nuestros alumnos o de los que no son nuestros alumnos o alumnas hoy, para escuchar y dar las respuesta que desea el corazón de Marcelino para estos jóvenes de hoy?.

?En esta Asamblea se siente mucha necesidad de respuestas en nuestras provincias. Yo vengo a buscar respuestas entre todos. Pero lo que escucho en la Asamblea son muchas preguntas. Nuestro carisma esta desafiado y este desafío lo resumiría en algunas palabras claves: presencia real, firme e intensa entre los niños, los jóvenes y sus familias; comunidad de hermanos y laicos, con una experiencia fuerte de espiritualidad, de fraternidad, con mucha ternura y cuidado del otro?.

?Champagnat no tuvo miedo de afrontar una inspiración que venía desde el espíritu y le llevó a hacer algo por los demás. Nosotros, los laicos y los hermanos, que debemos continuar la misión de Champagnat hemos de mirar desde su corazón especialmente hacia los más necesitados, hacia los pobres, para ser fieles a su carisma?.

El clima de la Asamblea se va caldeando

Hay mucha expectativa por la novedad y esta expectación viene de las provincias. Todos esperan algo nuevo de este encuentro. Los laicos participantes en la Asamblea se sienten responsables, por el encargo que traen como delegados, de apoyar la novedad que hay que suscitar en la vida marista y en sus obras. Se acentúa cada vez más entre los asambleístas el sentido comunitario de la misión. La experiencia vivida en Mendes hasta este momento ha hecho que, no solamente los pequeños grupos se sientan comunidad sino incluso el gran grupo. Tal vez el futuro del carisma marista y de la misión esté en hacer comunidad, hermanos y laicos juntos, para ponerse al servicio de los demás. Alguien ha comentado: ?Sentí que las personas tienen espíritu y profecía, es decir, que lo que dijeron procede de espíritu de fe?. Otra persona comentaba: ?La energía que dinamiza la Asamblea está en la mística y la profecía que compartimos?. Por eso hay en el ambiente un difuso y sereno espíritu festivo que quire celebrar lo que está sucediendo.

Se capta la presencia del Espíritu en la habilidad con que los asambleístas hablan de su vocación; lo hacen desde la espiritualidad y la profundidad y sus aportes vienen de lo que viven. Las doce experiencias que se han compartido han impactado fuertemente en muchos de los asambleístas y han respondido a algunas expectativas. Las palabras que resuenan son audacia y arriesgarse. Se vuelve a subrayar una idea ya escuchada en otras ocasiones: las nuevas presencias y las presencias nuevas. Alguien apuntaba en su reflexión: ?No hemos venido a motivarnos sino a entusiasmarnos?. La Asamblea está preparada, su tarea comienza ahora.

Fotos
Experiencias maristas y foro abierto
Inicio del día, misa, convivencia, comedor…

VOLVER

La Asamblea internacional escucha a los niño...

SIGUIENTE

Liderazgo y carisma...