28 de mayo de 2014 FILIPINAS

Asamblea Internacional de la Misión Marista

El sector de Filipinas ha creado un comité de laicos maristas colaboradores en la misión, quienes guiados por el Hno. Willy Lubrico, prepararon la declaración de la AIMM. El comité, compuesto por cinco personas, visitó nuestras escuelas maristas con el fin de facilitar el proceso de reflexión sobre dicho tema. Profesores, administradores, personal no docente, MCFM y estudiantes tuvieron también la oportunidad de participar. Después de la reflexión, los miembros del comité se reunieron para resumir sus ideas y plasmarlas en la declaración que leemos a continuación:

Nosotros, la familia marista del Sector de Filipinas, caminamos unidos en peregrinaje, junto a toda la familia marista del mundo hacia la segunda Asamblea Internacional de Misión Marista (septiembre 17-27, en Nairobi, Kenia) y reafirmamos nuestra identidad y misión como maristas, hermanos, religiosos y laicos y, al juntos caminar, compartimos la misión evangelizadora de la iglesia en el estilo de María, siempre inspirados por San Marcelino.

En nuestras reflexiones reconocimos que, humildemente, expresamos nuestra espiritualidad marista al vivir en sencillez, al irradiar el espíritu de vida de familia y de corresponsabilidad, al estar presente unos con otros en nuestros trabajos, al defender cuestiones sociales y morales, al participar en reuniones institucionales, en actividades de formación, en oraciones y celebraciones litúrgicas. Estas experiencias promueven una constante revitalización de las relaciones y fortalecen la comunión personal y profesional que generan un entendimiento mutuo entre hermanos y laicos colaboradores en la misión. Mientras crecemos juntos en nuestro camino de fe, reconocemos que debemos profundizar en nuestra vocación como maristas, religiosos y laicos, para responder al llamado de la misión. Gracias a la vitalidad de nuestro carisma, nos comprometemos a:

-Reflejar constantemente la capacidad de acción de nuestra misión frente a los niños y jóvenes menos privilegiados.

-Intensificar los programas de catequismo en comunidades eclesiales de base y en escuelas públicas.

-Reforzar los programas de acercamiento a los pobres, y a las comunidades más desfavorecidas y marginadas. 

-Fortalecer la pastoral juvenil mediante programas y actividades que promuevan el desarrollo integral del joven.

-Consolidar nuestra vida marista al crear estructuras que animen nuestra vida personal y comunitaria, siguiendo los valores del Reino.

-Discernir basándonos en los valores que nuestro Señor Jesucristo nos llama a vivir hoy; esperar y rezar para que el Espíritu Santo nos guíe mientras “ampliamos la tienda” en nuestro caminar hacía una “nueva tierra” con audacia, para “DAR A CONOCER A JESUCRISTO Y HACERLO AMAR”.

VOLVER

El Hermano Emili Turú, presidente de SEDOS...

SIGUIENTE

2017: Un nuevo comienzo...