21 de diciembre de 2020 SIRIA

Carta de Alepo nº 40

¡Una espera que no termina!

Queridos amigos:

Estamos en pleno tiempo del Adviento; este tiempo que marca la espera litúrgica del nacimiento de Cristo. Es hora de esperar y esperar.

El profeta Isaías 9,1 proclamaba: “El pueblo que camina en la oscuridad ve una gran luz”. Lamentablemente, el pueblo sirio sigue caminando en la oscuridad. ¡Para él, la luz está lejos de ser vista!

Cuatro años después del final de la guerra en Alepo, sus habitantes, como todos los sirios, siguen sufriendo sus consecuencias que hoy se manifiestan en otras guerras: una guerra económica, una guerra de sanciones, una guerra de devaluación de la moneda local y tantas otras miserias… Y como si todo esto no fuera suficiente, la pandemia del COVID19 viene a aumentar la angustia de mi pueblo.

La Ley “Cesar Act” tiene como consecuencia castigar a toda la población siria imponiendo sanciones a todos los niveles.

Cuántas veces escuché a la gente decir: “Lamentamos el tiempo en que las bombas nos caían sobre nosotros… Es cierto que teníamos miedo a las bombas; sin embargo, nos sentíamos más cómodos. Hoy las bombas no nos amenazan, pero todo lo demás nos asfixia…

Un amigo médico me contaba que para completar el tratamiento de quimioterapia de una paciente le faltaba un medicamento que, antes, el gobierno sirio proporcionaba gratis. Hoy cuesta más de 4 millones de libras sirias… ¡Imagínense lo que significa cuando un salario muy bueno alcanza apenas cien mil libras sirias!

Tutti Fratelli

En esta carta quiero compartir con ustedes mi reflexión a partir de la encíclica promulgada por el Santo Padre el 3 de octubre de 2020. En el número 25 escribe:

Guerras, atentados, persecuciones por motivos raciales o religiosos, y tantas afrentas contra la dignidad humana se juzgan de diversas maneras según convengan o no a determinados intereses, fundamentalmente económicos. Lo que es verdad cuando conviene a un poderoso deja de serlo cuando ya no le beneficia. Estas situaciones de violencia van «multiplicándose dolorosamente en muchas regiones del mundo, hasta asumir las formas de la que podría llamar una ‘tercera guerra mundial en etapas’»”.

Estamos en Siria sufriendo esta “Tercera Guerra Mundial por pedazos”. ¿Por qué tenemos que pasar el invierno con frío, sin combustible para calentarnos, cuando nuestro país es productor de petróleo, pero los campos de producción están bajo el control de las tropas estadounidenses? Además, el Sr. Trump, quien decide el orden mundial, acaba de anunciar su voluntad de no salir de esta región del noreste de Siria.

¿Por qué nuestra moneda tiene que sufrir una devaluación galopante y constante? ¿A quién le conviene esto?

¿Por qué empobrecer a un pueblo que vivía con dignidad y quieren hacernos mendigos y endeudados a toda costa?

¿Quién decidió privarnos de electricidad, aceite, combustible, gasolina, pan, medicinas y tantas otras necesidades básicas?

En otro párrafo (26), el Papa nos dice:

Esto no llama la atención si advertimos la ausencia de horizontes que nos congreguen, porque en toda guerra lo que aparece en ruinas es «el mismo proyecto de fraternidad, inscrito en la vocación de la familia humana», por lo que «cualquier situación de amenaza alimenta la desconfianza y el repliegue». Así, nuestro mundo avanza en una dicotomía sin sentido con la pretensión de «garantizar la estabilidad y la paz en base a una falsa seguridad sustentada por una mentalidad de miedo y desconfianza»”.

Las palabras del santo Padre vienen a explicar esta desilusión del pueblo sirio. ¿Cómo hablar de proyecto de hermandad cuando se nos impone una falsa seguridad apoyada por una mentalidad de temor y desconfianza?

¿Cómo entender que en este siglo XXI, grandes potencias decidan la suerte y el futuro de un país?

Y aunque a menudo nos sentimos decepcionados, cansados y preocupados, seguimos, como Maristas Azules, sembrando esperanza en la medida de nuestras posibilidades.

Maristas azules

Queremos compartir con ustedes algunas buenas noticias.

El sábado 5 de diciembre de 2020, y con motivo del Día Mundial del Voluntariado, la FOCSIV (Federación de Organizaciones Cristianas Servicio Internacional de Voluntariado) entregó al Dr. Nabil Antaki su 27º Premio Internacional de Voluntariado. Este es un nuevo reconocimiento por parte de una autoridad internacional por el compromiso del Dr. Nabil y por el trabajo de los Maristas Azules.

Nuestro libro “Cartas de Alepo” ha sido publicado en sus dos versiones española e italiana.

La versión española, titulada ′′ CARTAS DE ALEPO ′′ ha sido publicada por la editorial marista “Edelvives”.

Puedes comprarlo y ofrecerlo como regalo de Navidad en esto enlace.

En cuanto a la edición italiana, fue publicada por Harmatan Italia bajo el título «LETTERE DA ALEPPO», puedes comprarla y ofrecerla como regalo de Navidad en https://www.amazon.it/Lettere-Aleppo…/dp/8878923982

El proyecto ′′ Pan Compartido ′′ sigue sirviendo a los ancianos. De hecho, 170 ancianos que viven solos en una situación precaria, sin familia y sin apoyo reciben diariamente una comida caliente con fruta y pan, preparada por unas decenas de maristas azules. Los jóvenes voluntarios que distribuyen estas comidas y en respuesta a la invitación del Papa a los jóvenes con motivo de la 32 a Jornada Mundial de la Juventud, recogen las palabras de sabiduría que guardan estos ancianos. Participan así en la campaña de Laity Family Life (http://www.laityfamilylife.va).

Escuchando las quejas de la gente, no podíamos quedarnos sin una respuesta. Tomamos la iniciativa de distribuir una importante cesta de alimentos a 700 de las familias más pobres.

Proyectos de los Maristas Azules

Dado que el gobierno sirio no ha promulgado un segundo confinamiento del país, los demás proyectos de los Maristas Azules se han reanudado normalmente desde septiembre de 2020.

Los proyectos educativos “Aprendiendo a crecer” y “Quiero aprender” han visto un aumento significativo en el número de niños. Se han creado nuevas instalaciones para convertirlas en aulas.

El taller de Heartmade tiene otras 3 salas para permitir una mayor producción.

Desde septiembre de 2020, todos los miembros de Maristas Azules han seguido una formación continua, cuyos temas tocan el espíritu marista y el sentido de la solidaridad y el voluntariado.

En el momento en que leas esta carta número 40, Navidad estará a las puertas. Que esta Navidad sea un momento de reencuentro, a pesar de todas las restricciones impuestas. Que esta Navidad sea un momento de oración por todos los niños del mundo.

Que esta Navidad sea un tiempo de esperanza.


H. Georges Sabé – Maristas Azules de Alepo

13 de diciembre de 2020

VOLVER

FMSI ayuda a aumentar la oferta educativa mar...

SIGUIENTE

BandAlegre: Una canción para salvar la navid...