12 de mayo de 2005 VATICANO

Como peregrino he llevado mi equipaje a Roma

Leemos, junto con el cardenal Joseph Ratzinger, los elementos que componen su escudo de armas papal desde el 6 de mayo de 2005. Él mismo los comenta del siguiente modo en una autobiografía de 1997:

Se cuenta que un oso había despedazado el caballo de san Corbiniano, fundador de la diócesis de Freising, cuando se dirigía a Roma. Corbiniano le riñó con fuerza y lo castigó cargándole con el equipaje que, hasta ese momento, había transportado el caballo. De esa manera, el oso tuvo que llevar hasta Roma el pesado fardo. Se cuenta que Corbiniano devolvió la libertad al oso en Roma – explicaba el entonces cardenal Ratzinger – y la leyenda se desinteresa de si el oso emigró al Abruzzo o se volvió a los Alpes. En cuanto a mí, yo he traído mi equipaje a Roma y camino con mi carga por las calles de la Ciudad Eterna desde hace varios años.
Además ? continúa el Santo Padre- he elegido otros dos símbolos. El primero es la concha, que es, en primer lugar, signo de nuestro ser peregrinos, nuestro estar en camino: ?No tenemos aquí morada estable?. También me recuerda la leyenda atribuida a S. Agustín, quien encontró un niño en la playa que intentaba introducir toda el agua del mar en un agujero en la arena utilizando una concha. Él niño le explicó su vano intento, pero Agustín comprendió la referencia a su esfuerzo inútil por introducir la infinitud de Dios en la limitada mente humana. Se puede conocer a Dios en la humildad.
El último símbolo está presente desde hace casi mil años en los escudos de los obispos de Freising: el moro coronado. No se sabe qué significado tiene. Para mí es expresión de la universalidad de la Iglesia, que no conoce distinciones de raza o de clase, porque todos ?somos uno? en Cristo.

Finalmente, aparecen dos elementos nuevos; la antigua tiara se ha sustituido por una sencilla mitra y aparece como símbolo nuevo el palio, antigua insignia litúrgica típica del Papa, como puede verse en los retratos de los Pontífices desde el siglo V hasta el XIV. El lema o divisa que aparecía en el escudo cardenalicio (?Cooperator veritatis? = colaborador en la realización de la verdad) no se incluye en el escudo de armas papal, según una antigua tradición.

VOLVER

Espiritualidad Apostolica Marista...

SIGUIENTE

Consejo general ampliado en Guatemala - I...