15 de febrero de 2006 ITALIA

Competición sobre las pistas con una pausa restauradora en la iglesia

El espíritu olímpico, como es sabido, se resume en las tres dimensiones de superioridad en velocidad, altura y fortaleza. En este contexto la iglesia católica de Turín, unida en la riqueza de sus diversos componentes ?parroquias, asociaciones, movimientos, seminarios y congregaciones religiosas – ofrecerá la posibilidad de tener la adoración eucarística en el marco sugestivo de alguno de los templos más hermosos de la ciudad. ?De corazón a corazón?, ése es el nombre que han dado a esta singular iniciativa, que pretende también ser una ocasión de testimonio de una iglesia que reza y trabaja a la vez.

A tal fin, los momentos de animación, canto, y acogida serán asignados a grupos de diversas asociaciones y movimientos con el objeto de favorecer el conocimiento y la colaboración. En esto se han comprometido un centenar de voluntarios, decenas de congregaciones religiosas, que estarán presentes por turnos uniéndose a la oración de los que entren en el templo, y una veintena de corales y músicos. A este pequeño ?ejército? se unirá la oración de veinte monasterios de clausura del Piamonte y otros lugares, que ?abrazarán? con su alabanza la iniciativa, fortaleciendo los corazones de los que toman parte activa en ella.

Algunas cifras:
1: el Señor Jesús, presente en medio de nosotros
3: las iglesias donde se tendrá la adoración
6: los miembros de la secretaría de organización
20: los monasterios de clausura que han prometido sus oraciones
25: los coros que animarán la oración
44: las congregaciones religiosas que estarán presentes en la adoración
102: los voluntarios que se encargarán de la acogida durante esos momentos
15.000: los volantes editados en tres lenguas para explicar el contexto de la adoración eucarística
20.000: las lámparas que estarán encendidas en los momentos de oración
??????: Todos los que se unirán a nosotros en la oración ante el Santísimo

VOLVER

El perfil del directivo marista...

SIGUIENTE

El proyecto Misión ad gentes llega a cada he...