9 de febrero de 2020 BRASIL

Comunidad internacional LaValla200> en Tabatinga

La comunidad Tabatinga es una de las comunidades internacionales para un nuevo comienzo. Está situada en el corazón de la Amazonía, en Brasil, limita con Colombia y Perú, y está compuesto por Martha Eugenia Martínez (México), Mario Araya (Chile), H. Paul Bhatti (Pakistán) y el H. Luke Fong (Fiyi), quien fue el último en unirse a la comunidad. A continuación, el H. Luke nos cuenta su llegada.


Las instrucciones de aterrizaje para que los pasajeros se sentaran fueron anunciadas por el piloto de Air Latam. Cuando miré hacia afuera sólo pude ver árboles por ambos lados. Me pregunté a mí mismo: «Oh, ¿es Leticia?». Esperaba ver edificios y casas modernas como en Bogotá, la capital de Colombia.

Mientras caminaba hacia el terminal vi una planta enorme de “taro” que crecía como una flor y el aire natural y fresco de la selva que me rodeaba me refrescaba de los rayos del sol. Mientras esperaba mi equipaje, me sorprendí del tamaño (pequeño) del aeropuerto y al mirar a mi alrededor me di cuenta de la sencillez de las personas y la forma en que se vestían.

El H. Paul Bhatti de Pakistán me recibió en el aeropuerto y me dio la bienvenida a Leticia, una ciudad de Colombia de aproximadamente 50,000 personas. Después de aproximadamente 5 minutos de manejo, el H. Paul dijo: “Bienvenido a Brasil. Ahora estás legalmente en suelo brasileño”. El H. Paul también dijo que el camino servía como lindero. Las casas que están a la izquierda pertenecen a Colombia y las de la derecha a Brasil. Esto me pareció interesante porque era la primera vez que experimentaba este tipo de configuración.

Muy cerca de casa le pregunté al hermano Paul dónde está el Amazonas y él dijo que estábamos en el Amazonas. Le pregunté esto porque todo lo que veía eran casas y tiendas, y no había ningún bosque tupido o selva. Mi imagen de Tabatinga antes de llegar aquí era que estaba situada justo en la jungla, rodeada de árboles altos, animales salvajes y pantanos. Pero cuando llegamos a casa, me di cuenta de que lo que había imaginado era totalmente diferente de lo que estaba viendo en este momento. Eso me dio una sensación de seguridad y tranquilidad dentro de mí mismo.

Tabatinga es una ciudad donde viven aproximadamente 60,000 personas. Junto con la vecina ciudad colombiana de Leticia y el pueblo peruano de Santa Rosa, el área urbana tiene más de 100,000 residentes repartidos a lo largo del río Amazonas. Tres países (Brasil, Perú, Colombia) comparten una frontera común en esta área del Alto Amazonas. Hay ciudades gemelas – Tabatinga (Brasil) y Leticia (Colombia) – que están a 1000 km de las ciudades más cercanas en sus respectivos países, sin carreteras. Completamente aisladas.

El área es el hogar de muchos grupos nativos de la selva tropical, otros descendientes de los indígenas, población de raza mixta, «misioneros, mercenarios e inadaptados», unos que tratan de explotar los recursos de la Amazonía y otros que luchan contra esto.

Hasta ahora, estoy tratando de acostumbrarme a mi nueva comunidad y también en este entorno. Sé que la vida no será fácil, pero estoy listo para los desafíos que me esperan. Uno de mis mayores desafíos en este momento es el idioma. El portugués y el español se hablan y se escriben en todas partes. El idioma inglés no se habla ni escribe en lugar de Tabatinga. Para poder sentirme de verdad en casa necesito saber y aprender el idioma portugués, no es fácil, pero haré lo mejor que pueda y espero poder escribir en portugués para el año que viene.

El clima es muy caluroso durante el día, pero se enfría por la noche. En este momento, durante los próximos 6 meses es la temporada de lluvias. Me gusta la comida y como todo lo que está disponible. Existen diferentes tipos de frutas tropicales y esto es algo que realmente me ayuda a adaptarme porque me recuerdan a Fiji.

Comenzaré mis clases de portugués la próxima semana y espero poder hablar y comunicarme en portugués en los próximos meses.

La comunidad aún debe determinar el proyecto marista como tal, pero en el pasado se ha involucrado en el trabajo de la juventud diocesana. Los otros miembros de la comunidad, Martha (una mujer laica de México) que todavía espera su visa y Mario (un laico de Chile), llegan el 6 de febrero. Una vez que lleguen, nos encontraremos y discutiremos nuestra misión y qué hacer aquí en Tabatinga. Por ahora, veo que hay muchas cosas por caer aquí, y que el idioma sigue siendo una gran barrera, así que estoy ansioso por aprender el idioma y estar listo para lo que se avecina.

También deseo aprovechar esta oportunidad para agradecerle a todos, mis hermanos y nuestros queridos maristas de Champagnat, por su apoyo, oraciones, aliento, palabras de consejo y amor que me han permitido hacer realidad uno de mis muchos sueños, el de servir en misión fuera de mi propio continente.

Sé que este es el tiempo y el trabajo que Dios me da y estoy en paz sabiendo que todo el tiempo este ha sido el plan de Dios para mí.

___________

Br Luke (31 de enero de 2020)

VOLVER

Vivir en una comunidad mixta e internacional,...

SIGUIENTE

Nueva estructura para apoyar el crecimiento d...