2 de agosto de 2007 ESPAñA

CURSOS SOBRE LAS CARTAS DE CHAMPAGNAT

A raíz de que el hermano Fernando Hinojal formara parte del equipo de Coordinación en el Curso del Patrimonio que se realizó en 1993 en Roma y de haber asistido el hermano Carlos José Hidalgo a los cursos del CEPAM que organizaba el hermano Aureliano Brambila, se inició en la Provincia Mediterránea un mayor acercamiento a la figura del P. Champagnat a través del estudio de sus escritos: cartas y otros documentos.
El primer paso a seguir era la elaboración de un plan, que quedó distribuido en tres ciclos: en el Ciclo A se trabaja la correspondencia activa y pasiva desde 1823 a 1836; es decir, las cartas de Marcelino y las cartas que son dirigidas a él, así como las que tratan sobre él. En el Ciclo B el objeto de análisis es la correspondencia activa y pasiva de 1837 y 1838, junto con los testimonios referidos al fundador. Por último, en el Ciclo C el trabajo se centra en la correspondencia activa y pasiva de los años 1839 y 1840, a lo que se añade lo relacionado con la legislación marista.
Se hizo corresponder cada uno de estos tres ciclos con un curso, que se imparte durante tres semanas de verano, a razón de 8 horas diarias. El Plan comprende un total de 480 horas. En el verano de 2004 dio comienzo el primer curso.
El sistema de trabajo consiste en analizar las cartas según un criterio de investigación histórica. Partiendo de una amplia biblioteca con libros y revistas especializadas, folletos y otro material relativo al patrimonio del Instituto, así como de medios informáticos, cada uno de los participantes prepara los documentos propuestos siguiendo un cuestionario muy concreto que facilite la profundización en el contenido. Luego expone a los demás componentes del curso las conclusiones a las que ha llegado. Todo esto se desarrolla en un contexto de reflexión, diálogo, oración y en un ambiente de grata convivencia.
«Al enfrentarnos a documentos directos ?dice el hermano Fernando Hinojal? descubrimos a un Champagnat muy humano, muy cercano a los hermanos; un Padre que ama a sus hijos, los hermanos; con un corazón de carne; muy sensible a los valores de la persona. Lo interesante de esta experiencia es que descubrimos a Marcelino directamente, que nadie nos dice cómo es y que lo descubrimos nosotros mismos».
Los cursos están dirigidos y coordinados por un equipo de tres hermanos. Se procura que estén presentes al menos dos de ellos. Dado el método empleado, el número de asistentes en cada curso no debe sobrepasar las diez personas.
Hasta el momento han participado ya quince hermanos de la Provincia, la mitad de los cuales concluyeron los tres ciclos. Por otro lado, también se están impartiendo estos cursos entre los hermanos de El Escorial, aunque con un ritmo y unos márgenes de tiempo diferentes.
Uno de los hermanos que finalizó los tres ciclos resume su experiencia: «Considero una gracia y un don de Dios el haber dedicado ese tiempo para conocer a Champagnat y eso me ha llevado a quererlo más y apreciarlo con admiración».

VOLVER

Solidaridad marista...

SIGUIENTE

Encuentro Provincial de GAMA...