9 de marzo de 2023 CASA GENERAL

Del net-working al net-being

“La interdependencia, más que el aislamiento o la independencia, debe ser la nueva normalidad para nosotros. Seremos testigos de unidad y esperanza.” (XXII Capítulo General)

Una de las principales iniciativas que se está desarrollando, a nivel de todo el Instituto Marista, es la creación y consolidación de las redes. Así, respondemos a nuestro último Capítulo General cuando nos invita a “construir redes de misión marista […] que favorezcan […] nuestra educación y evangelización”. De esta forma, hemos visto cómo se van consolidando las redes de Universidades, de Coordinadores Provinciales de Voluntariado, de Escuelas… También se han dado pasos concretos para el desarrollo del trabajo en red en el área de solidaridad, con la Red Marista de Solidaridad Internacional (RMSI).

Del 23 de febrero al 2 de marzo, la RMSI ha tenido encuentros en cada uno de los 5 Grupos de Trabajo que componen la red (Educación en/para la Solidaridad -23 febrero-, Obras Sociales -27 febrero-, ONG/Fundaciones – 28 febrero-, Ecología -1 marzo- y Derechos del Niño – 2 marzo-). Una posibilidad de encuentro, a nivel de todo el Instituto, donde han participado alrededor de 60 maristas de las 6 Regiones del Instituto.

Estos cinco Grupos de Trabajo llevan funcionando desde la segunda Asamblea de la RMSI, con reuniones cada 3 meses. Normalmente nos reunimos en 2 subgrupos, uno en español-portugués, y otro en inglés-frances. Este hecho nos facilita el encuentro, al no precisar de traductores, y también los horarios de reunión. En esta ocasión, las reuniones se han realizado conjuntamente, con el objetivo de conocernos y compartir el camino que cada grupo está recorriendo, y de esta forma seguir construyendo puentes.

El fin último de estos encuentros no es sólo juntarnos, sino seguir creciendo como Instituto y como familia caristmática, para que nos lleve a estar más cerca de quienes son los principales destinatarios de nuestra misión, los niños y jóvenes, particularmente los más necesitados y vulnerables.

Un proceso de trabajo, y de vida, que pensamos ha de pasar por cuatro etapas, sucesivas y complementarias.

  1. Como Instituto Marista hemos hablado, y lo seguimos haciendo, sobre las riquezas que nos aportan las redes: NET-TALKING. No sólo el mundo Marista ha descubierto la riqueza de la interrelación, sino que son muchos los documentos y los ámbitos de nuestro mundo, y de la Iglesia, donde se pone de relevancia este tema. El propio papa Francisco nos recuerda la importancia de este tema, y nos invita a centrarnos “sólo en formas de ayuda mutua entre individuos o pequeños grupos” (FT 126)
  2. El siguiente paso, que ya queda reflejado en varios ámbitos, es potenciar el trabajo conjunto, compartiendo buenas prácticas, organizando iniciativas: NET-WORKING. Un trabajo organizado junto a otros, hacia el interior del mundo Marista, y también con socios externos de la sociedad civil y de otras entidades eclesiales. Así nos lo recuerda la Regla de Vida (RV 79), cuando nos dice: “Estimula el trabajo en equipo y la cooperación”.
  3. De esta forma, se van creando lazos que nos llevan a descubrir, conocer y empatizar con quienes viven en clave Marista: NET-LIVING. Una clave Marista que nos acerca a la comunión de vida, también con el planeta y con quienes lo habitan. El Papa, en la encíclica Laudato Si (LS 209), nos plantea el reto de crear “redes comunitarias” que nos lleven a una conversión ecológica y comunitaria.
  4. Estos son los pasos que debemos caminar, juntos, para llegar a uno de los ideales que nos marcamos, “SER Familia Global”: NET-BEING.  Como Maristas, en solidaridad, aspiramos a ser un retrato vivo del Buen Samaritano para nuestro prójimo necesitado.

____________

H. Ángel Diego García Otaola – Director del Secretariado de Solidaridad

VOLVER

Los maristas ayudan a tener una buena educaci...

SIGUIENTE

Los superiores de las Unidades Administrativa...