30 de octubre de 2008 REP. DEM. DEL CONGO

Desplazamiento de nuestros hermanos de Bobandana

A lo largo del pasado mes, al menos 100.000 civiles han tenido que desplazarse en la provincia de Kivu del Norte (R. D. del Congo), a causa del aumento de las hostilidades entre las fuerzas del ejército de RD del Congo y los rebeldes leales al general Laurent Nkunda. Estos conflictos suponen una clara violación del acuerdo de cese del fuego firmado el pasado mes de enero en Goma (capital de Kivu del Norte) por el gobierno congolés, el CNDP (Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo) y otros 21 grupos armados activos en el este del país.

El pasado 25 de septiembre, 83 agencias y grupos de derechos humanos activos en la zona hicieron un llamamiento para proteger a los civiles y a favor de un aumento de ayuda para las poblaciones más vulnerables: ?la situación de los civiles es desesperada y amenaza con deteriorarse si la lucha continúa. Todas las partes que firmaron el acuerdo de Goma debieran cumplir sus obligaciones, incluyendo la protección de civiles y el respeto de las leyes humanitarias internacionales y de los derechos humanos?.

La ?Red por la Paz en el Congo? (Congo Peace Network), formada por varios Institutos religiosos que trabajan en Kivu, ha hecho un llamamiento pidiendo una intervención significativa de la comunidad internacional. Afirman que la lucha continúa a pesar de la presencia de las tropas de la misión de las Naciones Unidas en el Congo (MONUC) y las del Programa Amani, que se firmó en 2006.

Últimamente la situación se ha complicado por las acusaciones a los soldados de la MONUC de violaciones de menores y de cambio de armas por minerales. Tanto la credibilidad de las tropas de la MONUC como su papel mediador se han visto seriamente comprometidos.

El CNDP está acusando al gobierno congolés de incompetente y corrupto, e invita a una sublevación general en contra de ese gobierno. La población, que ya conoció en el pasado situaciones bien dramáticas, está una vez más aterrorizada. Si la guerra se generaliza en un futuro próximo, todos los escenarios posibles no pueden ser más que desastrosos.

El Instituto Marista tiene en la región dos comunidades: una en Bobandana y otra en Goma, que atienden obras educativas en esas dos ciudades así como en Nyangezi. Todos nuestros hermanos se encuentran bien, aunque, como consecuencia del conflicto, recientemente nuestros hermanos de la comunidad de Bobandana han tenido que trasladarse a Goma.

Invitamos a toda la familia marista a estar en comunión con esta sufrida región congolesa y a orar por la paz y la justicia, teniendo un recuerdo especial por los niños y jóvenes, a menudo víctimas inocentes de todos los conflictos.

VOLVER

Los colegios maristas y los derechos del niñ...

SIGUIENTE

Inicio de los trabajos...