3 de febrero de 2014 CHAD

Dios escoge a quien quiere, cuando quiere y como quiere

Entre diciembre 2013 y enero 2014, el Distrito marista de África del Oeste vivió con gran alegría la profesión perpetua de 6 hermanos jóvenes: Augustine Teye Naatey (Ghana) el día 21 de diciembre; Anthony Doe Siryeh (Liberia) y Brendane Tombir (Camerún) el día 28 de diciembre.

El 4 de enero de 2014, los hermanos: Nadji Frederic, Ngardoum Succès y Ngaro Alfred, del Chad,  hicieron su profesión perpetua en el Instituto de los Hermanos Maristas. La Misa, que comenzó a las 9:30, fue concelebrada por Msn. Djitangar Edmond, Obispo de la diócesis de Sarh, 20 sacerdotes y dos diáconos. Los fieles acudieron en gran cantidad, unas 2000 personas. De hecho, había tanta gente que muchos no tenían donde sentarse, a pesar de que la ceremonia fue al aire libre.

Dos coros animaron hermosamente la misa, uno en el dialecto local y el otro en francés. Los ritos que acompañan la profesión perpetua tuvieron lugar durante la misa. También se leyó a toda la asamblea reunida una corta historia de los Hermanos Maristas

En su homilía, el Sr. Obispo, dio primero las gracias a los Hermanos por su testimonio y también a los padres de los hermanos que han ofrecido voluntariamente sus hijos a la Iglesia. Recordó a los hermanos y a todos los fieles presentes que Dios escoge a quien quiere, cuando quiere y como quiere. El que está llamado sólo tienen que aceptar y ponerse al servicio de Dios. Concluyó su homilía proponiendo a los HH. Fred, Succès y Alfred ser modelos de paciencia y coraje para los jóvenes; enseñarles a tener un lugar para Jesús en sus vidas y adherirse a Jesús siempre en momentos de alegría y de dolor.

Después de la homilía, los Hermanos hicieron sus votos perpetuas por turno, y recibieron la cruz de manos del Hno. Superior del Distrito, el Hno. Francis Lukong. Siguieron las peticiones y la procesión del ofertorio que duró más de media hora. La colecta del ofertorio y todos los regalos recibidos fueron entregados a la comunidad de los Hermanos. Durante la procesión del ofertorio cada hermano recibió un pichón de las familias. Los pichones fueron puestos en libertad inmediatamente como un signo de paz.

Justo antes del final de la misa, los nuevos Hermanos profesos se consagraron a la Virgen María como es tradición en el Instituto. El H. Martín Sarobe, justo antes de la bendición final, expresó un acto de agradecimiento. Agradeció a todos los presentes por su participación activa durante la misa; al Señor, a las familias de los Hermanos, a las autoridades civiles y religiosas y, finalmente a los laicos por haber venido en tan gran número.

Después de la misa, hubo una recepción en la parroquia para algunos invitados, mientras que las demás personas participaron en la recepción a nivel de la familia de varios hermanos. En conclusión, la ceremonia fue todo un éxito. Damos gracias a Dios por el don de los Hermanos Frederic, Succès y Alfred al Instituto de los Hermanos Maristas. 

Boletín África del Oeste PDF – 1,6 MB

VOLVER

Congregación para los Institutos de Vida Con...

SIGUIENTE

Provincia de Nigeria...