10 de septiembre de 2020 SUDáFRICA

Efectos de la epidemia en la Provincia África Austral

La pandemia Covid-19 ha tenido un impacto importante en la vida comunitaria de los países que constituyen la Provincia África Austral (Angola, Malawi, Mozambique, Sudáfrica y Zimbabue). Compartimos a continuación una descripción general de cómo las comunidades maristas enfrentan la pandemia. Puedes leer el informe completo en el último boletín de la provincia.

Sudáfrica

La Comunidad de Johannesburgo estuvo completamente cerrada por un periodo largo, dado que la mayoría de los hermanos son vulnerables. Los hermanos han tenido que adaptarse a asistir a las misas en línea, sobre todo los domingos. Sin embargo, desde julio, la comunidad de Jo’burg puede celebrar la liturgia dominical los sábados por la noche.

En relación con el apostolado, el Consejo Escolar Marista (Marist School Council) y los Custodios han trabajado juntos para garantizar que las escuelas sigan realizando programas de aprendizaje en línea. En este contexto, se ha dado la opción a los padres de elegir entre la opción de traer a su hijo a la escuela o decidir que siga las mismas clases en línea, en directo.

Los profesores y los alumnos son examinados diariamente cuando ingresan a su escuela. Los profesores, el personal de apoyo y los alumnos han recibido formación sobre protocolos de prevención frente al COVID-19 antes de la reanudación escolar.

La repercusión económica ha sido enorme. Las escuelas maristas dependen del pago regular de las cuotas escolares por parte de los padres, que muchos casos han perdido sus fuentes de ingreso durante la cuarentena, y las escuelas han tenido que rehacer sus presupuestos.

Dos escuelas han sido exoneradas del pago de impuestos por parte de los Hermanos: Sacred Heart y St. Henrys. También se han suspendido los reembolsos de préstamos. El viaje no ha sido nada fácil, ya que el personal está trabajando ahora más que antes.

Mozambique

Todos los Hermanos de las comunidades (Nivava, Bilene, Manhiça y Noviciado de Matola) están bien.

Durante el primer Estado de emergencia (que comenzó en marzo) se cerraron las instituciones educativas públicas y privadas de todos los niveles. Según las posibilidades, sobre todo en las áreas urbanas, el aprendizaje se ha realizado mediante plataformas en línea como WhatsApp y Zoom. Aunque estos medios sólo han llegado a un pequeño porcentaje de estudiantes. En las zonas rurales, el aprendizaje en línea ha sido impensable. En las escuelas de Bilene y Manhiça, algunos profesores utilizaron la plataforma WhatsApp para llegar a los estudiantes. En Nivava no hubo medios de aprendizaje en línea.

Desde el 1 de septiembre se abrieron todas las Instituciones de formación técnica y profesional. Los alumnos de preescolar, primaria y secundaria volverán a la escuela dependiendo de la aprobación de la Autoridad Sanitaria y el Ministerio de Educación. Todas las escuelas maristas están listas para abrir, aunque muchos estudiantes ni siquiera pueden pagar los materiales básicos porque sus padres no han podido pagar las cuotas y no se ha podido pagar los salarios completos debido a la crisis.

Zimbabue

La pandemia ha obligado a los hermanos de las comunidades a permanecer confinados en sus casas. Dos de las comunidades se han limitado sólo a realizar comunitarios, sin poder celebrar la Santa Misa.

En cuanto al apostolado, las escuelas en Zimbabue fueron cerradas el 24 de marzo de 2020. Los alumnos de dos de las tres escuelas que los hermanos administran solo pueden asistir a los exámenes de las clases a través de la plataforma en línea, mientras que el resto de los estudiantes, que no tienen acceso a Internet, están desatendidos. Por otro lado, los Hermanos se sienten impotentes porque no pueden ayudar al personal docente de sus escuelas, que se ha visto afectado por problemas económicos.

Angola

A pesar del bloqueo, la comunidad de Kuito ha podido celebrar la misa cotidianamente.

En relación las escuelas, durante este tiempo, estas han estado abiertas solo de manera parcial. Los maestros, ya sea en grupos pequeños, y en la escuela, siguen evaluando el conocimiento y las habilidades pedagógicas de los estudiantes.

En relación con el juniorado de Kuito, este ha permanecido abierto. Hay nueve candidatos en la residencia. En ausencia de clases ordinarias en la escuela, la comunidad se esfuerza por desarrollar en los «jóvenes» una mayor valoración del espíritu marista y brindarles mayor instrucción tanto en informática como en música.

Malawi

La pandemia Covid-19 ha tenido un fuerte impacto en la vida comunitaria, pese a ello, los Hermanos han podido participar en la Santa Misa.

El cierre de las escuelas ha reducido significativamente los ingresos disponibles, y ha obligado a las comunidades a reducir los gastos y suspender por el momento todos los proyectos.

Las escuelas han estado cerradas desde el 23 de marzo de 2020. Con el alto costo de los paquetes de Internet, muchas escuelas no han podido llegar a sus estudiantes a través de lecciones en línea. La Escuela Secundaria Marista ha estado ofreciendo algunas lecciones en línea a sus alumnos, aunque son muy pocos los que asisten a las clases. El gobierno planea reabrir las escuelas en septiembre.

VOLVER

El H. Ernesto Sánchez presenta la circular ...

SIGUIENTE

Casa de Formación San José...