6 de abril de 2005 MéXICO

El año 2006 será un año rico en acontecimientos

Los Hermanos del Equipo de Postuladores: Mariano Santamaría, Alain Delorme, José Flores García, Jorge Flores Aceves y Giovanni Bigotto, se reunieron en México del 7 al 16 de marzo de 2005.
La reunión se dedicó especialmente a estudiar tres puntos:
1.- La proximidad de la beatificación del Hermano Bernardo y la de los Hermanos del grupo del Hermano Laurentino; para prepararnos debidamente, tendremos que crear un clima de acogida espiritual (conocimiento y oración) y no descuidar los aspectos concretos (libros, imágenes, reliquias, DVD, pañuelos, retratos…). Todavía no se conocen las fechas exactas, pero más vale estar preparados.
2.- El décimo aniversario de la muerte del Hermano Basilio, el 21 de enero de 2006. Habrá muchas iniciativas en México, pero también debe haberlas en todo el Instituto.
3.- El décimo aniversario, el 31 de octubre de 2006, de la muerte de nuestros cuatro Hermanos de Bugobe (Congo): los Hermanos Servando Mayor, Miguel Ángel Isla, Fernando de la Fuente y Julio Rodríguez. Junto a los Hermanos Provinciales más directamente implicados, estudiaremos si es oportuno abrir su causa y cómo destacar de manera especial este décimo aniversario.
Todo ello forma parte de la historia marista, de nuestro patrimonio, lo cual viene a enriquecer nuestra realidad marista.

Los Hermanos de México, especialmente los Hermanos José Flores García y Jorge Flores Aceves, nos han deparado una acogida fraterna, sin estridencias, pero con riqueza de manifestaciones.
– Nos reunimos con la familia y amigos del Hermano Basilio y visitamos los lugares en los que pasó su infancia.
– En Guadalajara, nos recibió el cardenal Sandoval y pudimos mantener con él un encuentro muy cordial.
– Mantuvimos un prolongado diálogo con el Promotor de Justicia del Tribunal diocesano que se ocupa de la causa del Hermano Basilio, así como con el notario del mismo Tribunal.
– Los contactos con las comunidades y colegios de los Hermanos han sido numerosos, permitiéndonos descubrir la audacia apostólica de nuestros Hermanos de México.
– Rezamos por todo el Instituto en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, corazón del México cristiano.
Hemos vuelto a casa con la imagen de un pueblo mexicano acogedor, alegre y dinámico, y también con la convicción de que nos queda mucho trabajo por hacer y que, a todos, se nos pide un corazón disponible para acoger estos acontecimientos de las beatificaciones y los aniversarios. Muchas gracias a nuestros Hermanos de México.

Álbum fotográfico

VOLVER

El Número Uno deja la Ciudad del Vaticano...

SIGUIENTE

¡No tengáis miedo!...