18 de enero de 2008 ESTADOS UNIDOS

El futuro de la vida marista

El hermano Albert Rivera, de la Provincia de Estados Unidos, hizo los votos perpetuos el pasado 4 de noviembre, sábado, en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Pelham Manor, New York. En torno suyo se reunieron numerosos hermanos, familiares, amigos y antiguos alumnos.

Albert se graduó en la Mount St. Michael Academy, centro educativo marista del Bronx, New York. Después de licenciarse en la universidad, se apuntó al programa de aspirantado marista. Pasado un período de aspirantado, Albert se marchó, con la idea de convertirse en el futuro en un seglar católico comprometido. Pero, años más tarde, el Espíritu lo condujo de nuevo a los maristas, y la reciente profesión perpetua supuso la culminación de su camino formativo en las filas de Champagnat.

El hermano John Klein, Provincial de Estados Unidos, recibió los votos de Albert en nombre del Superior general. Hubo un momento especialmente emocionante cuando Albert, después de hacer la profesión, se dirigió a los profesores seglares y a los jóvenes de los grupos maristas allí presentes y les animó a renovarse en sus compromisos con el ideal y los valores de Marcelino Champagnat.

El hermano Donald Bisson, maestro de noviciado de Albert, predicó la homilía en la celebración. Refiriéndose al camino recorrido hasta la fecha por el neo profeso, dijo estas palabras: ?Como maestro suyo, soy testigo de sus esfuerzos por llevar los ideales a la realidad. Albert ama la comunidad. Está a gusto con la gente, disfruta de las celebraciones, la comida, la hospitalidad, haciendo de cocinero. Ha ido progresando en la vida marista tanto externamente como interiormente. Su labor en el equipo de evangelización, en los grupos juveniles y en la pastoral vocacional le ha ayudado a ir madurando en su identidad marista a lo largo de los años de votos temporales, hasta llegar al momento presente. Albert es un hombre de fe, y lucha para llevar a la vida sus convicciones. Su desarrollo profesional y los estudios superiores realizados en Fordham le han servido de base para convertirse en un líder hispano dentro de la pastoral juvenil diocesana. Esta emisión de votos nos recuerda la necesidad que tenemos de hermanos que mantengan el carisma marista. El carisma nos llama a hacernos presentes entre nuestros compañeros seglares, animadores juveniles y estudiantes, en nuestro país y en el mundo entero. Y son muchos los que lo comparten. Pero conviene recordar que los miembros maristas comprometidos por voto son el elemento necesario que sostiene ese carisma compartido por tantos. Lo que hoy estamos celebrando aquí testimonia que el futuro de la vida marista ha de venir formado por hermanos, seglares y jóvenes, juntos todos en un mismo ideal?.

VOLVER

Homenaje en la Provincia Mediterránea...

SIGUIENTE

100 años como ?marista?...