4 de febrero de 2015 VENEZUELA

El futuro tiene corazón de tienda. Despertemos la aurora

Durante los días del 15 al 17 de enero del 2015, nos reunimos 35 laicas/os y 8 hermanos en la Casa de Formación Marista de Los Teques, para celebrar la VII Asamblea Nacional de Laicos de Venezuela. Este espacio esperado por los laicos maristas cada año, estuvo enriquecido en esta oportunidad por las experiencias de sentirnos llamados por Dios para vivir el carisma de San Marcelino Champagnat en fraternidad, también para asumir los compromisos que se derivan de esta llamada y de la misión en cada presencia, trabajando juntos, hermanos y laicos, con entusiasmo y sintiéndonos en familia. 

En estos días sentimos que el Espíritu encontró espacios para actuar en las reflexiones, en una Asamblea que hace historia por los aprendizajes y la construcción en colectivo de los Itinerarios de crecimiento de la Vocación Laical; aunque queda una gran tarea de reflexión y consolidación por delante, ya los primeros pasos se han dado.  Además, compartimos noticias de familia: El mensaje del II Asamblea Internacional de Misión Marista, las acciones sobre las formas la Vinculación de los Laicos al Instituto y el mensaje a los laicos del 5° Capítulo de la Provincia Norandina. Noticias que nos permiten estar en consonancia con el nuevo impulso del Instituto y de nuestra Provincia. 

También tuvimos un espacio para la actualización y el enriquecimiento de los Estatutos de los Laicos Maristas de Venezuela, especificando aspectos de elección y funciones de la Comunidad de Animación Laical a nivel nacional. Hecho importante fue el propiciar la continuidad de los procesos de animación nacional, con la elección de los nuevos representantes de cada región, con lo que quedó conformado la Nueva Comunidad Nacional para el trienio 2015 – 2017, con dos personas pertenecientes a la comunidad saliente que permiten dar continuidad a lo iniciado y otros tres nuevos integrantes, que darán dinamismo y una nueva perspectiva a la misión encomendada.

Como Asamblea, reconocemos en nuestro caminar dos llamadas específicas desde nuestras realidades y experiencias de fe, a saber:

  • Nos sentimos llamados a concretar los itinerarios vocacionales. Por ello estamos claros que no pretendemos excluir, no deseamos crear procesos vacíos que dividan en vez de crear una gran familia en torno al carisma que nos reúne. Queremos promover procesos donde los laicos que de alguna manera están relacionados con la Venezuela Marista, tengan la oportunidad de descubrir las llamadas que Dios hace a sus vidas, para dar una respuesta  como laico marista de Champagnat.
  • Nos reconocemos llamados a generar nuevas experiencias y espacios para compartir vida entre laicos y hermanos, facilitando experiencias significativas de encuentro con Dios.

Nos sentimos corresponsables del Carisma Marista cada quien desde lo que es, desde su realidad. Busquemos juntos hermanos y laicos renovar y construir una nueva época. En estos años de renovación del Instituto, también nosotros laicos necesitamos renovarnos y ayudar a nacer a la nueva aurora, para vivir junto a los hermanos nuestra vocación, en corresponsabilidad con la misión y compartiendo espiritualidad y vida. Pedimos al Espíritu siga soplando y nos acompañe en este camino de los Maristas de Champagnat en estas tierras venezolanas.

________________

Comunidad de Animación Laical – Venezuela

VOLVER

Conferencia Interamericana de Provinciales (C...

SIGUIENTE

El Espacio vital del H. Alessandro Di Pietro...