14 de septiembre de 2007 BRASIL

En la recta final del trabajo de grupos

Cuatro temas quedaron pendientes en el día de ayer para compartirlos en Asamblea. Hoy 11 de septiembre ha sido otro día de intenso trabajo de la Asamblea. La metodología que ha usado la Asamblea es similar a la utilizada para los dos temas anteriores: exposición del grupo, aclaraciones que sean necesarias y propuesta de observaciones por escrito.

Una revolución del corazón: abiertos al soplo del espíritu

El tercer tema trabajado el día de ayer, pero que no pudo ser expuesto ante la Asamblea, hace referencia al cambio de actitudes desde el corazón. Parte de un enunciado: ?estamos llamados a centrar apasionadamente nuestras vidas en Jesucristo, desarrollando una espiritualidad de seguimiento?. Al enunciado le siguen algunas precisiones para indicar el alcance de esta revolución del corazón: ?Nuestras obras educativas, sociales y comunidades de inserción, son espacios sagrados para la conversión. Junto a los niños y los jóvenes, escuchamos sus necesidades, atendiendo a las llamadas de Dios. Nos sentimos interpelados a centrar nuestra espiritualidad en una acción evangelizadora y liberadora, respetando las diferentes culturas?.

Esta declaración de principios inicial pide ser concretada de forma práctica: ?Nuestra misión, formada e informada por nuestro rico legado espiritual, exigirá experiencias transformadoras que desenvuelvan nuestras vocaciones diferentes y complementarias?. Las implicaciones que se derivan de estos planteamientos las ha apuntado la Asamblea aludiendo a la ?formación específica y conjunta para hermanos y laicos en los niveles provinciales, regionales e internacionales, implementar un programa de diálogo interreligioso, estudio del patrimonio espiritual marista, acompañamiento personalizado y seguimiento vocacional para hermanos y laicos, y, finalmente, la creación de nuevos espacios de participación?. La Asamblea ha reaccionado con observaciones, por escrito, que ayudarán a matizar los textos definitivos. La misma metodología se ha utilizado para los restantes temas.

Presencia marista en la evangelización

La propuesta de los grupos lingüísticos que elaboraron esta temática afirma que ?la evangelización es el centro y la prioridad de nuestros apostolados?. Y proponen entregarse ?con audacia? para ?evangelizar mediante la integración de la fe y la vida?, y ?promover una Iglesia acogedora, participativa, evangélica y fraternal?. Son partidarios, así mismo de ?una educación transformadora de los jóvenes y las familias de tal forma que vivan y proclamen el evangelio como agentes de cambio?. La promoción de los valores humanos y cristianos para la transformación social exige una revisión de las propias obras ?para hacerlas más evangélicamente fecundas?.

Maristas de Champagnat en misión compartida

El tercer tema de hoy estaba centrado en la nueva relación entre hermanos y laicos.
?Como Maristas de Champagnat, creemos que Dios nos está llamando ahora a compartir vida y misión, en corresponsabilidad, hombres y mujeres, con un espíritu de confianza, comprensión y respeto mutuo?.

Este enunciado inicial, que todavía es un texto en elaboración, ha sido desarrollado con algunas precisiones acerca de la vocación. Unas hacen referencia a los fundamentos de la vocación: ?Creemos que Dios llama a hermanos y laicos de diferentes maneras a seguir y compartir el carisma de Marcelino, de acuerdo a las vocaciones personales?. Otras desarrollan un sentido de responsabilidad de hermanos y laicos dentro de la iglesia: ?Nos sentimos llamados a promover una nueva pastoral vocacional marista y una formación conjuntas para profundizar nuestra vocación común y nuestras vocaciones específicas?. Y se alude, finalmente, a la necesidad de ?suscitar nuevas formas de vinculación al carisma marista, de tal manera que laicos y hermanos puedan escuchar la llamada a vivir sus identidades?. Surgen aquí nuevas perspectivas para ?articular el futuro de la vocación laical marista y sus estructuras organizativas?.

Con relación a la misión se afirma que ?estamos llamados a trabajar juntos de una manera radical para anunciar el Reino de Dios a todos los niños y jóvenes, especialmente a los más pobres, creando espacios para compartir la vida, y desarrollar diferentes formas de vida comunitaria?.

La realización práctica de esta propuesta, en la que realmente se comparta la misión, va a requerir la creación de ?nuevas estructuras y procesos para fortalecer la corresponsabilidad y tomar decisiones conjuntas. Estos nuevos planteamientos exigirán la ?creación de nuevas instancias de representación en los niveles provinciales, regionales y de la Administración general?. Para llegar a conseguir esas metas es necesario ?establecer canales de comunicación para construir comunión aprendiendo de las diferente experiencias de misión compartida, de los nuevos proyectos y del trabajo en red?.

En el corazón de nuestro sueño

Finalmente, se ha compartido con la Asamblea las ideas elaboradas por el grupo que se encargó de recoger los aportes de los asambleístas para determinar cuál era el centro del mandala. Este texto, provisional todavía, afirma:

?Como representantes de todas las Provincias y Distritos del mundo marista, hermanos y laicos nos hemos congregado en Mendes, Brasil, para participar en la Asamblea internacional de misión marista. Hemos escuchado al Señor, a las voces de los niños y los jóvenes y nos hemos escuchado mutuamente. Hemos compartido desde el corazón nuestro deseo de trabajar juntos para perfilar nuestros sueños. En el centro de estos sueños, Jesús se nos manifiesta como el hijo de María y el Señor resucitado. Hemos escuchado su poderosa voz que se nos manifiesta en el corazón de nuestra misión: escuchen a su corazón; escuchen su voz interior. Aquí está el centro. Aquí está Jesús.

Jesucristo está en el corazón de cada persona que escucha la llamada y responde. Lo encontramos en medio de nosotros, en nuestras comunidades. Llenos de su amor experimentamos un ardiente deseo que nos une con la pasión por servir y proclamar el Reino de Dios. Hemos escuchado esta llamada a la santidad. Como respondió San Marcelino, también nosotros seguimos a Cristo como María. Nos ha conquistado la poderosa imagen de María alumbrando a Jesús que nos impulsa, también a nosotros, a dar a luz a Jesús con ternura maternal.
En cada uno de nosotros están los ojos y los oídos, los pies y las manos, el corazón de Jesús. Lo contemplamos en los ojos de los niños, en los rostros de los jóvenes a quienes atendemos en nuestra escuelas y obras educativas y sociales y escuchamos su voz en el grito de quienes aún no hemos encontrado (Mt 25, 34-40).
El Cristo Redentor desde el Corcovado, con sus brazos abiertos, nos envía a abrazar a los niños y jóvenes de todas las diócesis del mundo, como soñó Marcelino?.

Este texto ha recibido una primera reacción muy favorable por parte e la Asamblea, pero todavía ha recoger las observaciones escritas que se hicieron después de haberlo expuesto.

Trabajo por regiones

La segunda parte de la mañana, y gran parte de la tarde, se ha dedicado a analizar y compartir las implicaciones que tiene para cada región del Instituto todo lo que se ha reflexionado y vivido durante la Asamblea. Asia, África, Pacífico, Europa, Arco norte, Cono sur y Brasil han sido las demarcaciones que han compartido cómo comunicar a su propia región lo que se ha dicho y vivido en la Asamblea.

Un ?churrasco? brasileño con ?caipirinha?

Los trabajos del día se concluyeron con la eucaristía y una cena al aire libre. El menú de la cena ha sido un churrasco a la brasileña con ?caipirinha?.

VOLVER

La realidad y las interpelaciones de la juven...

SIGUIENTE

El hermano Seán Sammon clausura la Asamblea ...