6 de marzo de 2012 NUEVA ZELANDA

En torno a la misma Mesa

La Reunión Regional de Oceanía de los Líderes de la animación laical se celebró en el convento Franciscano de Auckland, Nueva Zelanda, del 20 al 23 de febrero de 2012. Los participantes eran de las Provincias y del Distrito de Melanesia: Wendy Tame, Lucy Sinei, Chris Lus y el Hno. Rodney Pauru; de Melbourne: Joe McCarthy, Mario Frazzetto, Simone Boyd, el H. Paul Kane y el H. John McMahon; de Nueva Zelanda: Alan Parker, el H. Karl Tapp y el H. Terry Costello; de Sydney: Tony Clarke, Christian Nobleza, Carole Wark, el H. Michael Callinan, el H. Darren Burge, el H. Michael Green y el H. Anthony Robinson.

Joe McCarthy, uno de los participantes y coordinadores de la reunión, ofreció la siguiente reflexión sobre su experiencia en la reunión regional:  

Entre otras cosas, pienso que podemos estar seguros de dos cosas:

1) El trabajo que hacemos no es fácil – estamos operando en uno de los puntos importantes de la Iglesia de hoy, es decir: cómo suscitamos el compromiso, ofrecemos una profundización espiritual, construimos un sentido de pertenencia e inspiramos una misión para que la gente diga “sí” al Rostro Mariano de la Iglesia.   

2) El trabajo que hacemos es esencial – aunque no estemos muy seguros de lo que ‘pueda ser el futuro’, estamos construyendo apoyándonos en una historia considerable, una historia envolvente, que es el viaje de los Laicos Maristas; y quedan aún muchos capítulos por escribir. 

El trabajo en conjunto, ‘hombro a hombro’, nos dio vida y apoyo como región.

 

La siguiente delaración es un reflejo de los participantes en la reunión, en un intento de captar la esencia de su experiencia durante los días que pasaron juntos:

Lo que nos une es nuestra creencia de que Dios nos ha inspirado y nos ha dado un corazón Marista. Somos incapaces de vivir de otra manera, porque somos Maristas. Estamos guiados por el mismo Espíritu para explorar nuevas formas de vivir el carisma.

El carisma de Marcelino es un regalo de Dios a toda la comunidad eclesial. Por lo tanto, nuestras respectivas vocaciones se viven en un espíritu de comunión. Una identidad clara y fuerte para ambos, hermanos y laicos, es esencial para que la vitalidad de esta relación nos lleve hacia el futuro.

Tenemos una necesidad urgente de definir y desarrollar la identidad de los Laicos para habilitar nuevas vías de participación y pertenencia. Vemos la importancia de un nuevo paradigma para la vocación de los Laicos Maristas. Estamos intentando buscar los aspectos prácticos de esto y aplicar el modelo.

Deseamos dar oportunidades para que los Laicos Maristas exploren su vocación con mayor profundidad a través de una variedad de experiencias formativas. Deseamos construir sobre la base sólida que ya existe en nuestros programas de formación, y desarrollar nuevas formas para que todos los Laicos Maristas, jóvenes y mayores, accedan a nuestra espiritualidad.

Este es un momento importante de nuestra historia marista. Es hora de actuar. Es urgente para nosotros identificar aspectos específicos para seguir caminando, abandonar las respuestas del pasado que no nos satisfacen y, con María, salir deprisa a una nueva tierra.

VOLVER

Venid, benditos de mi Padre...

SIGUIENTE

Juntos impulsamos la vitalidad...