13 de diciembre de 2020 CASA GENERAL

Encuentro annual del grupo “Tutti Fratelli”

A pesar de la pandemia y de todas las restricciones que la acompañan, hermanos de diferentes congregaciones presentes en Roma se reunieron el sábado 28 de noviembre para la Reunión anual de Tutti Fratelli. Se desarrolló en línea, y es la primera vez que se tuvo un encuentro así desde 2010 que fue el primer encuentro.

Este encuentro anual es una ocasión para el intercambio de experiencias y la promoción de iniciativas comunes.  Es también una celebración de la fraternidad y una oportunidad para profundizar el significado de la vocación del hermano hoy.

Trece Superiores Generales, entre ellos el H. Ernesto Sánchez, Superior del Instituto Marista, honraron el encuentro. También asistieron diecisiete hermanos maristas.

El grupo Tutti Fratelli, que organiza este encuentro anual, está formado por representantes de diferentes congregaciones de hermanos en Roma. El Secretariado de Hermanos Hoy de la Administración general del Instituto, colabora con este grupo. Desde su fundación, hace diez años, ya se han realizado dos cursos intercongregacionales de formación permanente.

El encuentro

Cerca de ochenta hermanos de más o menos trece congregaciones se conectaron para la sesión de dos horas, con el tema «Ecología integral, Laudato Si y Coronavirus». La plataforma virtual también hizo posible la participación de varios hermanos de fuera de Italia, como Australia, México, Estados Unidos e India, por mencionar algunos.

El tema fue elaborado por dos presentadores: Don Roberto Cherubini de la Comunidad de San Egidio y el H. Alberto Parise, misionero comboniano.

Don Roberto compartió su experiencia sobre la pastoral con los sin techo de las calles de Roma, una labor que se ha hecho más difícil y significativa por la pandemia. Destacó que la fraternidad es el elemento primario en el encuentro con los pobres, y la importancia de la cercanía física con ellos cuando sea práctico y posible.

A su vez, el H. Alberto, comboniano, habló de «Ecología integral en tiempo de pandemia», destacando el desafío de «vivir el Laudato Si globalmente» en el que participan todos los sectores, incluidas las congregaciones religiosas. Luego dio algunas pautas sobre cómo las diferentes congregaciones de hermanos pueden responder a este llamado del Papa Francisco.

Después de las presentaciones, se envió a los participantes a “salas” para compartir las reflexiones. Aunque el tiempo era limitado, el intercambio fue sin embargo rico. De vuelta en la plenaria, los participantes escucharon algunos ecos de los pequeños grupos.

El encuentro concluyó con una oración inspirada en Laudato Si.

VOLVER

Cartas de Alepo...

SIGUIENTE

Nueve postulantes recibidos oficialmente en e...