27 de diciembre de 2021 FRANCIA

Entrevista a la directora de la Casa Madre del Instituto

“Notre-Dame de l’Hermitage sigue siendo el lugar de fundación de la Congregación y, por tanto, un símbolo para los Hermanos y Maristas de Champagnat. Los que viven allí o están de paso encuentran una relación directa con su origen, con el fundador y con lo que los inspira”. Con estas palabras, Caroline Martin, directora, describe la Casa Madre del Instituto.

La comunidad de l’Hermitage es una comunidad internacional. Está formada por los hermanos Benito Arbués, Eladi Gallego y Manel Castillo (España); Maurice Berquet, superior de la comunidad; Maurice Goutagny (Francia) y Maurice Paul Razanandro (Madagascar). Ellos trabajan en colaboración con los Hermanos que viven en la Comunidad de La Valla.
Carolina Martín es la directora de la casa (desde septiembre de 2021) y Virginia Chomette es la coordinadora de la recepción. Un equipo de casi veinte voluntarios sumados al equipo de servicio logra hacer realidad el sueño de San Marcelino Champagnat en este lugar.

En una entrevista realizada por l’Hermitage Info, del Boletín de la Provincia de l’Hermitage, Caroline Martin, que trabaja en Notre-Dame de l’Hermitage desde el 1 de agosto de 2017, nos habla de la importancia espiritual, religiosa y turística de la Casa, de su trabajo con los hermanos y el desafío de abrir las puertas de este lugar marista a nuevos peregrinos, no solo maristas.

¿Qué significa Marcelino para ti?

“Necesitamos hermanos»: esta frase es la base del compromiso de Marcelino Champagnat y muestra claramente la importancia del aspecto fraternal en su misión. Para mí, Marcelino entregaba lo mejor de sí mismo por el bien de sus hermanos y el de los niños y jóvenes.
Lo veo como un buen hombre, lleno de humanidad, voluntarioso, valiente, visionario y benevolente.

¿Cuál es su relación con el superior y con la comunidad marista?

Nos comunicamos permanente, para asegurar el buen funcionamiento de la casa. La relación con el superior y la comunidad se basa en la confianza y el respeto mutuo. Somos un equipo con el objetivo de asegurar la mejor acogida posible a todos aquellos que llegan al Hermitage.

¿Qué impacto ha tenido COVID-19?

A nivel mundial, los sectores del turismo y la hostelería en general se encuentran entre los que más han sufrido el impacto de la pandemia en su economía. El Hermitage no es una excepción. Las dificultades, incluso la imposibilidad de desplazarse y viajar, redujeron las reservas a casi nada durante varios meses.

Por nuestra parte,  en el Hermitage hemos hecho todo lo posible por respetar las normas sanitarias y poder acoger a las personas en las mejores condiciones posibles. Este lugar de serenidad ha sido también como un remanso de paz para la gente de los alrededores que venía a pasar un momento durante el día para reflexionar, dialogar y también disfrutar del entorno verde que ofrece la Ermita.

¿Cómo piensan relanzar los servicios de la casa para volver a acoger a grupos, procedentes de todas partes?

Desde el 1 de octubre de 2021, hemos tenido la oportunidad de trabajar con Virginie Chomette, quien se ha unido a nosotros como coordinadora de recepción. Ella gestiona las reservas, la recepción de las personas y el desarrollo comercial de la estructura. Ella y yo trabajamos en estrecha colaboración.

A inicios del 2021 se creó una nueva estructura legal, la SAS L’HERMITAGE (SAS = Société par Actions Simplifiée). Es una herramienta al servicio de la casa, que permite facilitar el desarrollo comercial y, asimismo, abrir el Hermitage a otros grupos de personas (seminarios empresariales por ejemplo, colaboración con la oficina de turismo St-Etienne Métropole ) que probablemente están interesadas en este sitio. Pero, desde luego, nuestro objetivo principal es acoger a los grupos del mundo marista como una prioridad.

Por su parte, Virginie ya se ha vuelto a conectar con todos los grupos y clientes individuales que se alojaron en el Hermitage en el 2017, 2018 y 2019, para recordarles que la casa está abierta y estará encantada de volver a recibirlos. Al mismo tiempo, Virginia también ha comenzado a comunicarse con todo el mundo marista a nivel internacional.

Las empresas locales y otras ubicadas en los alrededores también serán contactadas por el Hermitage muy pronto. Es necesario darse a conocer y hacer que gente nueva quiera descubrir este lugar hermoso y atípico, cerca de Lyon y del Parc du Pilat.

¿Están planeando implementar una iniciativa para hacer que la casa Hermitage sea más sostenible?

A principios de 2021, una empresa independiente llevó a cabo una auditoría en el Hermitage. El resultado muy alentador indica claramente que la casa tiene activos innegables que favorecen una recepción de calidad, y que será posible extender esta acogida a otro tipo de clientela, como ya se ha mencionado anteriormente. La reforma de calidad realizada en el 2010 permite, ahora más que nunca, recibir a las personas en las mejores condiciones posibles. Las instalaciones y el exterior están en buen estado, las salas de reuniones y los dormitorios están equipados de forma funcional y se renuevan periódicamente. El entorno exterior es muy alentador y da sentido a los distintos momentos vividos aquí en el Hermitage.

¿Cuáles son las condiciones de acogida que animan a los visitantes del Hermitage a vivir la experiencia lo más enriquecedora posible?

En pocas palabras, la calidad de la recepción y la escucha de las necesidades de las personas es la clave para una recepción exitosa. Este tipo de bienvenida también depende de la actitud del personal hacia los clientes.
Con el tiempo, con la confianza adquirida, las personas que ya estado sienten el deseo y la necesidad de volver. No vienen al Hermitage por casualidad. Es un lugar que tiene sentido, que respeta las libertades de todos. En estos lugares se viven experiencias muy personales, que a veces nos sobrepasan. La dimensión espiritual del sitio también ayuda a forjar ese espíritu de serenidad y paz que muchas personas sienten durante su paso y que les hace bien.
La comunidad, Virginie y yo solo somo testigos al servicio y a la escucha de las personas que vienen al Hermitage.

¿Alguna experiencia que hayas vivido con alegría durante los años que has pasado en esta casa?

La Covid se “invitó” este verano al Hermitage y 4 hermanos se contagiaron con el virus. Para algunos, la situación fue muy difícil, pero todos salieron bien y aquello fue un verdadero alivio para mí, después de varias semanas de preocupación e incertidumbre acerca de su condición. Durante este período, la administración cotidiana del sitio se hizo de forma muy sencilla con la comunidad, fuimos un equipo muy unido y aquello nos ha enriquecido.

Más allá de este episodio de verano, los comentarios muy positivos de la mayoría de las personas que vienen al Hermitage son también una fuente de alegría y aliento para continuar esta bonita misión en esta hermosa casa. ¡Bienvenidos! Estaremos encantados de recibirlos.

VOLVER

Balance del año del Noviciado Champagnat de ...

SIGUIENTE

Profesión perpetua del H. Félix Rakotondrai...