9 de agosto de 2006 COSTA DE MARFIL

Es evidente y cotidiana la presencia de Dios entre nosotros

Hermano Jos√© Luis Elias trabaja en un colegio de 300 alumnos en Costa de Marfil, a donde se traslado en 2004, cuando estaba en Granada de profesor y coordinando un grupo de catequistas. Tras los tr√°gicos acontecimientos que all√≠ se produjeron en 2004, el Gobierno de Espa√Īa facilit√≥ la salida de los espa√Īoles: pero los misioneros optaron por quedarse. El H. Jos√© Luis nos habla de su vida entre los marfile√Īos.

¬ŅQu√© labor desempe√Īan all√≠ los maristas?
Tenemos dos colegios: en Bouak√© y en Korhogo, ciudad √©sta de 100.000 habitantes, situada al norte y donde yo vivo. Estamos seis hermanos, cuatro de ellos marfile√Īos. Como marista, nuestra tarea es escolar, aunque tambi√©n nos encargamos de la animaci√≥n pastoral y colaboramos con la parroquia en la catequesis de confirmaci√≥n y en los grupos juveniles.

¡En qué consiste la crisis que enfrenta al país?
En 2000 hubo um golpe de Estado que excluyó a algunos partidos politicos. En septiembre de 2002, otro golpe provocó la actual división del país: el norte ocupado por los rebeldes y el sur leal al Gobierno. El afán de poder de políticos y rebeldes y las pugnas económicas de las grandes potencias han prolongado esta situación durante cuatro anos.

¡Cómo vivió los acontecimientos de 2004?
Llevaba all√≠ menos de dos meses. En la ma√Īana del 4 de noviembre, Bouak√©, la capital de la zona rebelde, fue bombardeada y enseguida lleg√≥ la noticia a Korhogo. Vimos pasar por delante del colegio a la gente, que corr√≠a hacia las casas o a buscar a sus hijos a las escuelas. Nosotros logramos organizar con calma la salida de los chicos. Por la tarde vinieron dos aviones y lanzaron bombas. Despu√©s, corte de agua y de electricidad durante diez dias, pero ninguna otra contrariedad. Pasada una semana reanudamos las clases, sin agua ni luz. Conseguimos recuperar la sensaci√≥n de normalidad y ocupar a los alumnos, que deambulaban por las calles.

¬°Llegaron a pasar miedo?
No, creo que no. En comunidad tratamos de mantener la calma. Pudimos informar a los superiores a los dos o tres d√≠as. M√°s tarde tuvimos noticias tranquilizadoras de nuestros hermanos de Bouak√©: los helic√≥pteros de ataque hab√≠an sobrevolado su colegio pero se alejaron, quiz√°s al percatarse de los ni√Īos, que salieron a verlos de cerca.

Cómo está ahora la situación?
El mandato del presidente ha sido prorrogado hasta el 30 de octubre. Le han obligado a aceptar un nuevo primer ministro de consenso, que ha formado un Gobierno de reconciliaci√≥n nacional cuya misi√≥n principal es preparar las elecciones. En apariencia, todo est√°. bien; pero la realidad es que han pasado cuatro a√Īos sin un acuerdo real. Todo son buenas palabras y bloqueos pol√≠ticos a la hora de dar pasos hacia la reunificaci√≥n. Nadie quiere perder el status quo adquirido con la rebeli√≥n. El pa√≠s sigue dividido en dos mitades, aunque la mayor√≠a de la poblaci√≥n est√° en el sur. En el norte las dificultades econ√≥micas son enormes; la situaci√≥n de inestabilidad impide un trabajo serio, hasta febrero se bloqueaba la posibilidad de hacer ex√°menes oficiales, lo que desanimaba a los alumnos que prefer√≠an buscar alg√ļn trabajillo o vagabundear; otros no pueden estudiar en casa por carecer de electricidad, muchas ni√Īas son inducidas por sus padres al matrimonio, abundan las familias divididas y los hu√©rfanos, la comida escasea en no pocos hogares.

¬ŅReciben ayuda del Gobierno?
Antes el Estado subvencionaba al 90% nuestro. alunmado, pero como estamos en zona rebelde, quedó interrumpida esa ayuda en 2002. Recibimos aportaciones de SED y de particulares, así como de ciudades como Granada. Ese dinero se destina a escolarizar a quienes carecen de medios y a comprar pan y leche para más de cien alumnos y un buen grupo de chiquillos que no tienen nada.

¬°Ha constatado la presencia de Dios entre la gente que sufre?
Allí no se concibe la existencia humana, la creación, sin lo sobrenatural. Eso hace más evidente y cotidiana la presencia de Dios entre nosotros. También es cierto que esa presencia divina sigue siendo para muchos motivos de sujeción y no de liberación,, ligada a la magia y a los sacrificios tradicionales. Religiones como el Islam, el cristianismo y nuevas sectas se encuentran por todas partes. Yo doy gracias a Dios por la protección constante que he podido notar durante mi estancia en Costa de Marfil, ya sea en esos momentos difíciles o con ocasión mis viajes y desplazamientos.

Pediodico Vivir ? 30 julio 2006

VOLVER

Vemos en la gente un deseo de ayudar a los qu...

SIGUIENTE

¬°Tierra! Tiempo de decisiones...