8 de mayo de 2009 FRANCIA

Espira de l?Agly, 26 de abril de 2009

En este tercer domingo de Pascua, la hermosa iglesia de Santa María del siglo XII, se ha llenado de fieles para celebrar la misa de las 10,30 horas, presidida por el padre Jean Paul Soulet, Vicario general de la diócesis de Perpignan, asistido del padre Jean Clavaguera, decano de l?Agly y del padre Rémi Villemin. Como la fraternidad marista celebra los 20 años de su fundación, al inicio de la Eucaristía un miembro de la Fraternidad ha dirigido unas palabras a los asistentes:
?En 1988 Bernadette y André Lemaire, originarios del norte de Francia, llegaron a Espira de l?Agly. Estando ambos jubilados y en su condición de parientes del hermano Alexandre Lefebvre, solicitaron poder dedicarse al servicio de los Hermanos. Por este motivo se instalaron en la casa de los Hermanos Maristas.
Podríamos decir que Dios bendijo este acto de generosidad ya que muy pronto encontraron un eco favorable y fundaron la Fraternidad Marista que celebra hoy sus 20 años.
Estamos muy contentos de recibir en esta ocasión a nuestro alcalde M. Gérar Bile, quien presentará el retablo restaurado, al hermano provincial Xavier Barceló, al hermano Alain Delorme, encargado de hacer la historia de la Familia Marista, a los hermanos de la comunidad de Ginebra y a los de Argelia, que intervendrán más tarde.
La colecta de hoy será a favor de la misión marista de Argelia.
Muchas gracias a M. Jacques Bouteille, director de Notre Dame des Anges que nos acoge en el colegio.?

En la presentación del retablo restaurado, M. Gérard Bile puso de relieve el valor de las estatuas representadas: en el centro, la Virgen de la Asunción, obra de un artista lionés, adquirida en 1840; a ambos lados, santa Mónica y su hijo san Agustín. Recordó la relación directa de estos dos santos con África del Norte. San Agustín, uno de los genios de la humanidad, convertido en Milán por el obispo san Ambrosio (siglo IV), fue obispo de Hipona, hoy día Annaba. Es uno de los cuatro grandes doctores de la Iglesia latina. Hace algunos años, Argelia celebró con orgullo esta circunstancia histórica.

El hermano Alain Delorme presentó seguidamente un breve recuerdo de la fundación de los Hermanos Maristas antes de destacar la vida ejemplar del hermano Henri Vergès, hijo del país, muerto trágicamente en Argel el 8 de mayo de 1994 y del que la Fraternidad quiere inspirarse adoptando el nombre de RIBAT. El mismo hermano explicó la significación de esta palabra: ?El padre Claude Rault, Padre Blanco, actualmente obispo de Laghouat, fundó, juntamente con Christian de Chergé, monje de Tibhirine, el grupo RIBAT ESSALAM, ?Vínculo de la Paz? que agrupa a cristianos y a musulmanes que participan en ?una misma búsqueda del Dios reconocido como común a todos? y se arriesgan al encuentro del otro ?en la verdad que expresa?

Los cantos de la misa estuvieron animados por el coro Saint Grégoire, con una buena participación de la asamblea. Delante del altar estaba colocado un hermoso cuadro representando a los niños del mundo entero. Era un obsequio de la autora, Françoise Gonnet, animadora de la Fraternidad Henri Vergès de Nîmes.

Después de la comunión, el hermano Provincial entregó a la Fraternidad el pergamino donde podía leerse: ?Fraternidad marista catalana Le Ribat?.

Después de la misa, a pesar de la lluvia persistente, los participantes pudieron asistir a la inauguración del jardín ?Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos maristas, 1789-1840? por el Sr. Alcalde. Dicho jardín está situado al lado del colegio Notre Dame des Anges, antiguo convento de monjas trapenses, donde los Hermanos enseñaron antes de que pasase a la diócesis. En el claustro del convento se sirvió un aperitivo seguido de una comida para un centenar de convidados, en el comedor del colegio.

Después de la comida y en el cercano gimnasio, los hermanos Jean Louis Rognon y Jean Louis Bosland presentaron el trabajo de las dos comunidades maristas de Mostaganem y de Orán, poniendo de relieve el papel de presencia humilde de Iglesia en Argelia y el servicio de los hermanos, tras las huellas de Henri Vergès, al lado de los jóvenes y de los más próximos. A su vez, los hermanos Jean Claude Christe y Manuel Mendoza, de la comunidad de Ginebra, hablaron de su actividad acerca de las instancias de la ONU, en el cuadro de un organismo creado en colaboración con la familia franciscana, con objeto de defender los derechos de los niños en todo el mundo.

Estos dos testimonios interesaron sobremanera a los asistentes, quienes fueron invitados a tomar una taza de café en la casa de los Hermanos antes de separarse.

Cómo no ver, en presencia de las dos comunidades maristas, formadas por hermanos de diferentes países, una respuesta a la petición del hermano Henri a las comunidades maristas de África, el 2 de enero de 1990, con ocasión del Sínodo: ? Y si un hermano de uno de nuestros sectores de África pudiese venir a reforzar nuestra comunidad?Entre ?pobres? nos podremos entender?Algunas comunidades religiosas en Argelia ? no hay relevo local ? cuentan ya con miembros procedentes de diferentes lugares de África y de Asia, lo que les da un rostro más eclesial. La llamada está hecha??

Se puede afirmar que el recuerdo del hermano Henri, a los 15 años de su muerte, permanece muy vivo en su familia religiosa y en su diócesis de origen. El testimonio del padre Claude Rault, hoy ?obispo del desierto,? es siempre de actualidad: ?Henri era un hombre de Evangelio. Permanece como testigo del amor universal para muchos argelinos? (22 de abril de 1996)

¡Ojalá lo sea también para nosotros!

__________________
H. Alain Delorme

VOLVER

Presencia marista centenaria en El Líbano...

SIGUIENTE

Entre las líneas, entre las vidas...