17 de julio de 2019 TAILANDIA

?Estamos alegres porque el Señor se ha portado estupendamente con nosotros?

El Distrito Marista de Asia ha ido creciendo poco a poco desde el año 2006. Su desarrollo es gracias en primer lugar al Dueño de la mies que nos ha enviado vocaciones en los países donde hemos comenzado a trabajar. Otra gran influencia en el despertar y en el crecimiento de las vocaciones es la fe inquebrantable de tantas familias que han aceptado penas y sufrimientos por mantener la fe de sus ancestros; son Iglesia de mártires que continúan siendo semillero de vocaciones… Creo también que la simplicidad de vida y la pasión de nuestros hermanos por estar ahí donde las necesidades son mayores ha sido también una llama que comunica fuego y hace arder el corazón de los jóvenes apasionados por la obra de Marcelino.

Desde los principios se ha visto la necesidad de trabajar en la pastoral vocacional en cada país de manera diferente, pues en ciertos lugares trabajar por las vocaciones religiosas parecería como un trabajo en contra del crecimiento de clero local.

En otros de los países donde se trabaja, la presencia misionera no es legalmente aceptada y hay que vivir discretamente y trabajar sin levantar muchas olas. Pese a toda esta serie de inconvenientes, los hermanos se han empeñado en hacer suyo el estilo de vida en cada país. La lengua, la cultura, la mentalidad y la forma de vivir la fe ha exigido hacerse uno con aquellos a quienes eran enviados y así hoy, con gran satisfacción, puedo ver a los hermanos que llevan más de 10 años en las misiones, hablar y escribir con fluidez esas lenguas que, al principio, parecían lenguajes encriptados e incomprensibles.

Para llevar a cabo la formación de nuestros hermanos locales la comunicación es la base de este encuentro. Por eso también hemos insistido en la necesidad de tener una lengua común en el Distrito y esa lengua es el inglés. Desde el tiempo de Aspirantado se exige el estudio del inglés y ese estudio continúa durante toda la formación. Así logramos, al final del post noviciado, tener hermanos que han experimentado lo que es ser parte de la familia global.

Agradecemos a todo el mundo Marista el apoyo que nos han brindado durante estos años pues la formación cuesta y es gracias a la ayuda fraterna de todos ustedes que hemos podido continuar la iniciación a la vida religiosa viviendo en casas rentadas y, a veces, moviendo la casa de formación de un lugar a otro, según las necesidades.

Hoy, gracias a Dios, contamos con nuestro Postulantado en Davao, Filipinas, abierto a otras Provincias, un Noviciado Internacional en Sri Lanka, del cual formamos parte, y un centro de Formación Internacional llamado MAPAC (Marist Asia Pacific Center) para el Post-Noviciado.

Los aspirantes están en tres de los países donde trabajamos: Bangladesh, con cuatro aspirantes; India con tres; y Vietnam con nueve. Al terminar su aspirantado, los jóvenes que son aceptados pasan al postulantado común en Davao.

Los Postulantes son veinte. Doce de segundo año: ocho de Timor del Este (Provincia de Australia) y cuatro jóvenes de nuestro Distrito (1 de Vietnam, 1 de Cambodia y 2 de Bangladesh). Los de Primer año, en breve, serán 8: cinco de Vietnam y tres de India. Durante el primer año los postulantes se centran en el estudio del inglés y la formación para la vida de comunidad. Durante el segundo año se centran más específicamente en el discernimiento vocacional y en una formación más concreta sobre aspectos de la vida marista.

El Noviciado tiene una capacidad para recibir veinte novicios, actualmente, hay ocho novicios de segundo año (7 de Vietnam y 1 de China). Los novicios de primer año son diez (1 de Vietnam y 9 de Timor del Este).

Después del Noviciado los hermanos siguen estudios profesionales en Manila, Filipinas. Al presente el grupo de jóvenes hermanos estudiando en este centro se compone de 18 hermanos de varias Unidades Administrativas. Nuestro Distrito cuenta con cinco hermanos en primer año y tres en segundo año.

Es una gran alegría poder ver patentemente los frutos de este trabajando vocacional y de formación al considerar a los primeros seis hermanos locales trabajando actualmente en diferentes comunidades. Dos de ellos se preparan, junto con otros trece hermanos de otras Unidades Administrativas, a hacer sus votos perpetuos siguiendo el Programa específico para este fin en Fiyi.

Al terminar de describir en una visión panorámica las vocaciones en el Distrito, no nos queda sino cantar con el Salmista “Estamos alegres porque el Señor se ha portado estupendamente con nosotros.” (Ps 125).

____________

H. Juan Castro – Superior del Distrito

VOLVER

Ampliando sueños...

SIGUIENTE

Conferencia Americana de Provinciales...