26 de marzo de 2010 ITALIA

Generación Nueva Marista

El domingo, 7 de marzo de 2010, fue un domingo un poco especial? para un grupo de jóvenes de Giugliano (Nápoles). El grupo ?GENMA? (Generación Nueva Marista), que anima algunas realizaciones pastorales dentro del Colegio marista de Giugliano, se desplazó a Roma para realizar una salida juntos, visitar la ciudad y escuchar al Papa durante el ángelus. Dentro de su programa habían previsto hacer una visita a la Casa general. La comunidad que trabaja en la Administración general se organizó para acoger y acompañar durante unas horas al grupo de jóvenes.

Los hermanos estudiantes que realizan sus estudios en el Instituto de Pastoral de los salesianos, hicieron las previsiones para ofrecer una acogida calurosa y fraterna a este grupo. Y los hermanos colaboraron gustosos para acompañarlos por los diversos lugares significativos de la casa. Aprovecharon también para entrar en los diversos despachos y explicaron a los jóvenes el trabajo que se realiza en cado uno de esos lugares.
Para el grupo fue una sorpresa encontrarse con los hermanos de la Comunidad de la casa general procedentes de muy diversos países.

En su carta de gratitud han destacado varias cosas: ?Fue una gran emoción para todos nosotros jóvenes conocer hermanos procedentes de tantos países diferentes. Es hermoso comprobar que, a pesar de ser tan diversos, hablar idiomas distintos y tener una cultura tan variada, han encontrado algo que es común: el carisma de Champagnat. Hemos sentido el amor de Dios a través de los hermanos que actualmente se encuentran en la Casa general, personas sencillas y humildes que han acogido y acogen a las personas que llegan con humildad sencillez y modestia, como quería Champagnat. Nos han dado su tiempo, nos han explicando las partes principales de la casa, nos dieron la oportunidad de ver sus archivos, los documentos que se refieren a los hermanos, bien conservados y almacenados con cuidado. Hemos visto las cartas originales de Marcelino: ¡Qué gran emoción! Tuvimos una reunión con el hermano Emili Turú, Superior general, una persona realmente excepcional. Hemos celebrado la misa en la capilla donde se encuentran el altar de Marcelino y la estatua de la Buena Madre. En resumen, fue un día memorable para todos nosotros, ha acercado incluso más a la realidad marista que todos amamos y al carisma de Marcelino.

A nuestro regreso estábamos todos entusiasmados con todo lo que había recibido durante el día. Fue realmente una oportunidad maravillosa e importante, y no dejaremos nunca de dar las gracias al Superior general y su Consejo, al superior de la Comunidad, hermano Pietro Bettin, y con él, toda la comunidad.

___________
Angélica Iodice (Animadora marista)

VOLVER

Familia Marista...

SIGUIENTE

Debate internacional sobre la educación...