4 de julio de 2020 SIRIA

Guerra, sanciones, corona, Cesar, crisis económica y ¿qué más?

Carta de Alepo Nº 39 (1 julio 2020)

El pueblo sirio ya no sabe a qué santo dirigirse. Las tragedias se suceden, no son similares, pero conducen al mismo resultado: el de seguir haciendo sufrir al pueblo sirio, que sólo quiere vivir dignamente en paz.

Empecemos con la guerra. Ha estado durando más de nueve años. Se ha cobrado cientos de miles de víctimas y decenas de millones de desplazados internos y refugiados, ha llevado a un millón de personas al exilio, ha destruido la infraestructura de Siria y ha arruinado un país que antes era pacífico, seguro, estable y próspero.

Ejército sirio contra os yihadistas

El pasado mes de febrero, el ejército sirio lanzó una ofensiva para liberar parte de la provincia de Idlib en manos de los islamistas del grupo Al-Nosra. El 16 de febrero, tomó el control de la principal carretera que une Alepo con el resto de Siria, que había estado en manos de los rebeldes desde 2013. También liberó los suburbios occidentales de Alepo ocupados por grupos rebeldes armados desde 2012. Estos yihadistas continuaron bombardeando Alepo todos los días, incluso después de la liberación de los barrios orientales y la reunificación de la ciudad hace tres años.

El 16 de febrero, el pueblo de Alepo estaba jubiloso porque, después de varios años de guerra, podía finalmente dormir sin temor a que le cayera un obús y también tomar la autopista que conecta Alepo con otras ciudades de Siria y el Líbano. Al día siguiente, un avión civil aterrizó en el aeropuerto de Alepo por primera vez en ocho años.

Lamentablemente, ha habido una contraofensiva de grupos terroristas apoyados por la aviación y drones turcos. Han recuperado el control de la autopista y de algunas zonas liberadas por el ejército sirio. A principios de marzo, las negociaciones entre Rusia y Turquía condujeron a un acuerdo de alto el fuego. Los rebeldes se retiraron de la autopista y desde entonces no ha habido combates en Siria. La situación está completamente congelada. Y con la crisis de Covid-19, por el momento, los jóvenes ya no son llamados al servicio militar.

Sin embargo, esta situación de congelamiento no es tal, ya que Siria aún no ha liberado todo su territorio: parte del noroeste y parte del noreste están ocupados ilegalmente por Turquía, otra zona del noreste está ocupada por milicias kurdas apoyadas y armadas por los americanos y, por último, la provincia de Idlib con sus terroristas, la mayoría de ellos extranjeros.

Crisis del coronavirus

Los alepinos celebraron el avance militar con alegría y recuperaron la esperanza de un futuro mejor después de nueve años de sufrimiento y miseria. Pero al poco de comenzar a alegrarse y disfrutar de la vuelta a la vida normal, se inició la crisis del coronavirus con todas las medidas preventivas adoptadas por las autoridades para evitar la propagación del virus.

Aparte de las tiendas de alimentación, farmacias y panaderías, todo se cerró: escuelas, universidades, fábricas, talleres, tiendas y los lugares públicos; se introdujo un toque de queda desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana del día siguiente. Además, el confinamiento incluía la prohibición de salir de la ciudad, incluso para ir al campo y a los pueblos de la misma región. Los sirios, en general, y los alepinos, en particular, siguieron las instrucciones llevando máscaras, evitando los besos (una costumbre muy extendida en Oriente) y utilizando soluciones desinfectantes. Estas medidas preventivas han frenado la propagación de la epidemia; afortunadamente, hasta la fecha sólo se han notificado 293 casos de covid-19 y 9 muertes. Ahora que la situación está más o menos controlada, se ha levantado el confinamiento; universidades, fábricas y tiendas han reanudado sus actividades. Los exámenes oficiales para la titulación y el bachillerato comenzaron el 21 de junio. Sin embargo, estas medidas paralizaron la vida social y congelaron toda la actividad económica, que luchaba por reiniciarse. La mayoría de los sirios, empobrecidos por nueve años de guerra, ya no pueden permitirse llegar a fin de mes, especialmente los jornaleros, los artesanos y los propietarios de pequeñas empresas que dependen de sus ingresos diarios para vivir y a menudo sobreviven; por no hablar de los pensionistas, los desempleados y los enfermos que ya no tienen ninguna fuente de ingresos. Todas las ONG, en el mejor de los casos, han frenado considerablemente sus actividades, si no las han detenido del todo.

La economía no está despegando

Arruinada por nueve años de guerra, estrangulada por injustas e ilegales sanciones europeas y americanas, la economía no está despegando. Las sanciones ahorran asistencia humanitaria, pero impiden el comercio y la importación de bienes, bloquean todas las transacciones financieras de todos los ciudadanos sirios y prohíben todos los proyectos de reconstrucción. Cínicamente, los responsables de la Unión Europea afirman que las sanciones son selectivas y sólo se dirigen a los que están en el poder y a los que se benefician de la guerra, y no incluyen medicamentos, equipo médico ni alimentos. Pura hipocresía; si se congelan las cuentas bancarias de todos los sirios y un ciudadano sirio, sea quien sea, no puede realizar transacciones financieras, como transferencias, ¿cómo podemos comprar los productos exentos? Si sabéis de empresas occidentales dispuestas a proporcionarnos productos gratuitamente, nosotros aceptamos. Y como muchos productos entran de contrabando desde Turquía o el Líbano, se venden a precios desorbitados, empobreciendo a la población y enriqueciendo a los aprovechados de la guerra, justo lo contrario de los pretextos de quienes decretaron las sanciones.

Por si fuera poco, los americanos han empeorado la situación con la nueva ley «César» que sanciona a cualquier empresa del mundo que haga negocios con Siria.

Estas sanciones constituyen una forma de castigo colectivo contra la población civil. Esto está clasificado como un crimen contra la humanidad por la Convención de Ginebra. Tienen el impacto de hacer sufrir a la población civil y no tienen ningún efecto en el fin de la guerra o en el avance hacia una solución política del conflicto.

La situación económica es catastrófica. La inflación es galopante, el precio de los productos se ha triplicado en 6 meses. Un euro valía 60 libras sirias (L.S.) antes de la guerra, estaba a 1000 L.S. hace 3 meses; acaba de llegar a 2500 L.S. La gente, ya empobrecida por los años de guerra habiendo agotado sus escasos ahorros, ya no puede permitirse llegar a fin de mes. Quienes se han atrevido a emprender una actividad comercial o industrial o artesanal se están mordiendo las uñas porque trabajan con pérdidas y a menudo cerrando el negocio. Los sirios están cansados, desesperados y deprimidos.

Y nosotros, los Maristas Azules, ¿qué hacemos en este desastre?

Estamos intentando, con los medios que tenemos, aliviar el sufrimiento y sembrar la Esperanza.

La oración, el discernimiento y nuestra capacidad de ser sensibles a la angustia del pueblo y de escuchar sus llamadas nos hizo redescubrir que había ancianos en Alepo, que vivían solos, sin familia en Siria, algunos de ellos postrados en cama o enfermos y que, a causa del confinamiento, no tenían a nadie que les trajera comida. Así que, al principio de la crisis de Covid-19, comenzamos un nuevo proyecto que llamamos «Coeurona Solidaria». Durante los últimos tres meses, las señoras de Maristas Azules han estado cocinando una comida caliente cada mañana para 125 personas. Hacia la una, nuestros jóvenes voluntarios los reparten por los hogares de los beneficiarios. Con la comida les dan pan, fruta, su presencia y su escucha. Hemos visto, además de la comida que necesitan, lo difícil que es para estos ancianos vivir en soledad y cómo necesitan sentir el calor humano, la atención especial y ver una sonrisa. Esto es lo que hacen nuestros voluntarios.

Desde el principio, este proyecto iba a ser limitado en el tiempo y se detendría con el fin de la pandemia. Durante semanas, visitamos a cada uno de estos ancianos. Vimos dramas que nunca hubiéramos podido imaginar; viudas o viudos entre 80 y 95 años viviendo solos (o con niños discapacitados) en condiciones inhumanas, sin familias, sin apoyo, a veces postrados en cama, la mayoría enfermos, que no han estado en la calle durante años, y cuya única ayuda es un vecino o un pariente lejano que viene de vez en cuando.

Pienso en F.A., 92 años, que vive en una habitación con sus 3 enfermos psiquiátricos de 55 a 70 años.

Pienso en la familia Y.M.: el marido de 90 años que está postrado en la cama y tiene Alzheimer, su esposa de 85 años con una enfermedad cardíaca, su hijo ciego y su nuera, la única persona sin discapacidad que tiene que cuidar de todos, incluido su hijo autista.

Estoy pensando en M.K., 90 años, ciego, viviendo solo en su apartamento.

Por eso hemos decidido continuar el proyecto desarrollándolo y creando un equipo especial para este 15º programa en curso de los Maristas Azules.

Proyectos de los Maristas Azules

Habiendo sido prohibida la reunión de personas durante el confinamiento, los Maristas Azules, tuvimos que congelar temporalmente 10 de nuestros 14 proyectos: nuestros dos proyectos educativos para niños de 3 a 6 años «Aprendiendo a crecer» y «Quiero aprender», nuestro proyecto «Bambú» para adolescentes, «Semillas» para el apoyo psicológico de niños, adolescentes y adultos traumatizados por la guerra, nuestro programa de «desarrollo de la mujer», nuestro programa de «corte y confección», el proyecto «Heartmade» para reciclar las telas sobrantes para hacer piezas únicas para las mujeres, el MIT, nuestro centro de educación para adultos, todos estos proyectos han sido congelados temporalmente. Sin embargo, con el levantamiento de las medidas de confinamiento hace quince días, todos estos programas se han reanudado.

En cuanto a los dos proyectos de desarrollo, «Microproyectos» y «Formación Profesional», los hemos continuado a pesar del confinamiento. El programa de microproyectos consiste en enseñar durante sesiones de 48 horas (20 adultos por sesión) repartidas en 3 semanas, los conocimientos necesarios para abrir un microproyecto, y luego financiarlo para que nuestros jóvenes puedan tener un medio de vida y dejar de depender de la ayuda proporcionada por las ONG. El proyecto «Formación Profesional» consiste en poner a los jóvenes en aprendizaje con artesanos durante un año para aprender un oficio y luego los apoyamos financieramente para que se conviertan en sus propios jefes. Así, actualmente tenemos 30 jóvenes adultos en aprendizaje para convertirse en carpinteros, electricistas, fontaneros, pasteleros, reparadores de teléfonos móviles, mecánicos, sastres, etc.

A pesar de Covid-19, también hemos continuado: el proyecto «Gota de Leche», que distribuye leche todos los meses a 3.000 niños menores de 11 años; el programa de «Refugio para familias desplazadas», y el programa médico de atención médica para los más necesitados.

Nuestro proyecto «Colibrí» en un campo para kurdos desplazados a 30 km de Alepo fue suspendido en sus actividades pedagógicas y educativas durante la crisis de Covid-19. Sin embargo, fuimos al campamento para distribuir comida y paquetes de higiene y pañales para bebés; y nuestro equipo médico fue allí una vez a la semana para cuidar de los enfermos del campamento y sus alrededores. Ahora todas las actividades se han reanudado como antes.

Estamos cansados, fatigados y agotados

Con todos los sirios que viven en Siria, estamos cansados, fatigados y agotados. También nos repugnan las políticas occidentales que dejan que la situación se pudra sin tomar ninguna iniciativa para el diálogo con las autoridades legítimas del país; nos repugnan las sanciones impuestas a los 17 millones de sirios que viven en los territorios bajo el control del Estado; indignados por la ocupación ilegal del 30% del territorio de un Estado soberano, uno de los 50 miembros fundadores de las Naciones Unidas, con los ejércitos turco y estadounidense (que ocupan la región de los pozos petrolíferos de Siria privando al Estado de recursos muy necesarios); indignados por el apoyo ilimitado de los gobiernos turco y occidentales y de las ONG internacionales a los terroristas islamistas que ocupan la provincia de Idlib.

A veces pensamos en tirar la toalla y dejarlo. Sin embargo, cuando pensamos que los demás necesitan nuestra presencia, nuestro apoyo y nuestra ayuda, ahora más que nunca, retomamos con más vigor el camino de la solidaridad iniciado hace 9 años. Y dejamos el resto a la gracia de Dios.

___________
Alepo, 1 de julio de 2020
Dr Nabil Antaki – Maristas Azules

VOLVER

H. Ben Consigli, Consejero general, reflexion...

SIGUIENTE

Comunicadores maristas de América Sur reflex...