30 de junio de 2005 FRANCIA

Hemos puesto de relieve lo que nos hace vivir

Nuestro campo de acción es muy amplio, ya que comprende el entorno escolar, la pastoral, la catequesis, los movimientos juveniles, el acompañamiento vocacional, el apoyo escolar, los antiguos alumnos, las actividades de tiempo libre y ocio. Unos treinta Hermanos y laicos han podido profundizar juntos en la misión educativa marista. Cada uno y cada una de los participantes expresó y describió la realidad apostólica en la que se mueve, el terreno sobre el cual trata de hacer nacer la semilla y, sobre todo, a las jóvenes plantas que crecen? Fue un tiempo precioso para describir, en pocas palabras, las diferentes facetas de nuestro apostolado. Nos esforzamos por poner de relieve lo que ?nos hace vivir?, lo que nos anima.
Apoyándonos en el documento ?Misión Educativa Marista?, hemos profundizado y establecido un paralelismo entre esta guía y lo que tratamos de vivir día a día. A menudo, se trata de estar con, de hacer con, de suscitar laicos cristianos, de ser testigos atentos y vigilantes, de permitir que las personas avancen, que sean autónomas, que realicen un camino de crecimiento.
Vuelven a surgir las convicciones de cada uno: se necesita la fe, la oración, el soplo del Espíritu. Aunque a pequeños pasos, vamos avanzando ciertamente. Es muy bueno poner en común, Hermanos y laicos, las riquezas comunes que compartimos, destacar nuestras realizaciones apostólicas, nuestros éxitos pastorales, porque todo esto nos dinamiza para el futuro.
¿El futuro? Nos volveremos a reunir en encuentros de este tipo. ¡Gracias a los Hermanos que animaron este fin de semana, que nos ayudaron a orar, a cantar, sin olvidar a quienes, en el comedor, nos trajeron la comida del día!

VOLVER

Dos obreros a la mies...

SIGUIENTE

Quando los niños están felices Marcelino se...