14 de septiembre de 2020 FILIPINAS

Hermanos jóvenes del MAPAC hablan sobre la pandemia

Desde que comenzó la pandemia, los hermanos del Centro Marista Asia Pacífico (MAPAC) en Manila, Filipinas, han tratado de continuar con su misión y apostolado – junto a los niños, jóvenes y personas necesitadas – a pesar de las restricciones y limitaciones existentes.

MAPAC es la Casa de Formación Post-Noviciado para las Provincias y Distritos de Asia y el Pacífico. Está formado por 7 Hermanos formadores, 17 Hermanos estudiantes y, actualmente, 10 postulantes de Timor Oriental. Ellos son de 13 países diferentes. 

A continuación, los hermanos de MAPAC comparten algunas reflexiones basadas en la pregunta, ¿cómo afecta este virus a la vida y misión de los Hermanos Maristas? 


  •  “Después de un mes y medio, cuando la pandemia se extendió a todo el mundo, especialmente a Filipinas, nuestra vida diaria en MAPAC cambió por completo. Ver a tanta gente sufriendo en el mundo, despertó muchos sentimientos dentro de mí. Al mismo tiempo, rezo mucho por los afectados y sus familias. Espero que muy pronto el mundo pueda acabar con la pandemia y volver a la normalidad” (H. Joseph). 
  • “El virus nos está haciendo volver a nuestra verdadera vocación. Estamos llamados a crecer en las relaciones mutuas y tomar lo que tenemos para dársela a aquellos con quienes estamos trabajando. Durante mucho tiempo no hemos podido conocernos nosotros mismos y a nuestros Hermanos. El virus, también conocido como encierro, nos ha obligado a acercarnos para conocernos uno al otro, por lo tanto, es una bendición para nuestro apostolado”. (H. Larry Lavallee)
  • “La pandemia ha afectado la misión de los hermanos maristas de modo tal que podamos encontrar nuevas formas de proclamar la Palabra a través del uso de Internet y las plataformas de redes sociales”. (H. Karl Angelo Labio)
  • “El covid19 está afectando nuestro carisma junto a los marginados. Los Hermanos Maristas, que siempre somos sensibles y estamos dispuestos a ayudar a los necesitados no podemos acercarnos a ellos. Sin embargo, creemos que siempre hay una luz después de la oscuridad. Todos tenemos un faro de esperanza y oramos para que nuestro Buen Dios nos traiga buenos días. Lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén”. (H. Anthony Qummar).
  • “Esto afecta cómo tratamos a los otros. Existe un límite cuando nos acercamos a otras personas, especialmente a los pobres, porque primero cuidamos nuestra propia salud y luego la de los demás”. (H. Engel Freed Java).
  • “Me he dado cuenta de que el virus está afectando mucho nuestras vidas como hermanos maristas, ya sea de forma negativa y positiva. Por ejemplo: no podemos salir, así que pasamos más tiempo juntos, no podemos vernos cara a cara durante las clases, pero podemos aprender a usar las redes sociales, no podemos hacer lo que queramos como antes, pero esto nos ayuda a ser flexibles en muchas situaciones”. (H. Anh Hoang).
  • “Vemos y experimentamos tanto sufrimiento de diferentes maneras para tantas personas. Cuando veo esto en los otros, creo que es un buen momento para que yo como Hermano Religioso haga algo, no solo rezar, sino actuar y ayudar a las personas que están afectadas por este virus”. (H. Melquiano Obe).
  • “Mientras reflexiono sobre esto, es un buen momento para pensar de otra manera para con nuestra misión y además, es buen momento para tener nuevas actividades al margen de nuestro trabajo apostólico; Como dar limosna, etc. » (H. Benjamín Corbafo).
  • “En cuanto a mí, el coronavirus estaba afectando y limitando mi relación con mis estudiantes en mi apostolado y el diálogo con la gente. Pese a lo que sucede, también es una oportunidad para que yo vea cómo Dios está probando mi fe y cuánto creo yo en Dios”. (H. Tran Dinh Luan).
  • “Vemos y sentimos que este virus daña nuestro mundo y ha cambiado muchas cosas en nuestras vidas. Pero lo cierto es que desde que comenzó este virus, muchas personas en el mundo han sacrificado sus vidas y han sacado a relucir su bondad para ayudar a los demás, especialmente a los extraños. También a unido al mundo para buscar la solución frente a esta pandemia”. (H. Steve Vaea).
  • “Me ayuda a cuidar de nuestra casa común, plantando algunas plantas alrededor de nuestra propiedad. Pido al Señor que sane a nuestro mundo, porque el mundo está sufriendo mucho por la crisis causada por la pandemia. Amén”. (H. Jacinto Anacletho).
VOLVER

Casa de Formación San José...

SIGUIENTE

Ceremonia de envío de los nuevos miembros de...