7 de octubre de 2008 COLOMBIA

Hermanos mayores

Un grupo de veintidós HH, de los así llamados ?mayores?, cumplidos ya los 70? reunidos en nuestra casa de Chachagüi (Nariño), al acabar nuestra convivencia, les enviamos este cariñoso y fraternal saludo.

* Estamos convencidos de que la vida y la vocación son los más grandes regalos que hemos recibido de Dios y que la etapa que cada uno de nosotros vive ahora es la mejor y la que más nos debe comprometer en la fidelidad. Por ello sentimos que todos estamos llamados, sea cual sea nuestra edad, a una tarea y a una mística común: Centrar nuestra vida en Cristo y decirle sin temor: ?Sí, mi amor?, porque nuestra alma lo acepta con amor.

* Nosotros, como Hermanos mayores, en medio de nuestras limitaciones humanas, y sin sentar cátedra, más bien desde el amor humilde y agradecido que a todos les debemos, queremos decirles que AÚN y MUCHO nos ilusiona el Reino, aún nos sentimos comprometidos en crear fraternidades fieles con nuestra colaboración, ejemplo, testimonio, servicio y oración. Nos sentimos como ?la hermosa luna vespertina? que vela la noche y da paso al amanecer de nuestros HH. más jóvenes y de media edad comprometidos en el ?fragor? del día a día.

* Los ?sueños y la pasión de Champagnat? están vivos en nosotros y pedimos santa sabiduría para entenderlos y vivirlos ?encarnadamente? en el hoy del mundo, de nuestra sociedad y en el ?hoy del Reino?, a la par que comprendemos y nos alegramos de las ilusiones, proyectos y sueños de todos Uds., especialmente de nuestros queridos HH. Jóvenes, porque sin sueños y proyectos no habrá futuro?

* Sabemos y vemos en el día a día que todos Uds. son pacientes con nosotros, nos siguen dando mucho y con fraternidad, sobre todo espacios de comunicación y colaboración. En lo poco que podamos hacer pedimos a Dios que nos de fuerza y abnegación y nosotros en nuestra ?senectud? queremos corresponderles cuidando nuestro carácter y no ?perder tiempo? en ?añoranzas? de un pasado; sino más bien interesarnos y comprometernos por hacer mejor el hoy.

* Confiamos en Uds., queridos HH. Sigan adelante con ?la antorcha encendida y en llama viva? y cuenten siempre con nuestras oraciones y nuestra fraternal colaboración parta ?dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar?.

* Somos testigos desde antiguo de que la Buena Madre lo ha hecho todo entre nosotros y nos llena de esperanza la certeza de que seguirá así. No la olvidemos, pues como decía el P. Marcelino, ?acudamos siempre a María; con Ella siempre encontraremos a Jesús?.

Que la unión, la caridad, la ayuda y comprensión mutua reinen siempre entre nosotros.

Desde Chachagüi y con gran cariño: sus hermanos mayores.

VOLVER

Seminario sobre la Espiritualidad marista...

SIGUIENTE

Año de Espiritualidad...