25 de junio de 2007 SRI LANKA

Hermanos y laicos maristas

El 11 de junio de 2007 fue una fecha relevante en la historia de los anales maristas de Sri Lanka, ya que ese día se reunieron los hermanos y seglares maristas en el Marist Stella College con el objeto de profundizar en el conocimiento del papel de laicado marista. Así culminaban los trabajos de reflexión de un grupo de seglares que venían reuniéndose mensualmente desde julio de 2006 hasta ahora.

Cerca de 60 personas se dieron cita en tan señalada ocasión. Y celebraron su asamblea con una Eucaristía, seguida de la reunión general y un ágape festivo, por primera vez en Sri Lanka. La celebración litúrgica fue presidida por el P. Ravceen Perera, rector del seminario nacional de Kandy, cuya homilía se centró en la figura de Jesús que, a tenor de los evangelios, fue un hombre sociológicamente seglar que llamó a otros miembros laicales para que participasen en su acción salvadora. Dijo también el sacerdote que los seglares tenían que unirse a los religiosos y el clero en la continuación de la tarea que puso en marcha Marcelino Champagnat, a fin de llevar la educación y la evangelización a los niños y jóvenes pobres de ambos sexos en esta época en que hay tanto peligro de materialismo y consumismo.

La reunión plenaria se tuvo en el salón del Colegio. Tras una breve introducción a cargo del H. Joseph, animador del movimiento del laicado marista, tomó la palabra el H. Michael De Waas, Provincial, el cual glosó las palabras del H. Superior general sobre el papel y la identidad de los seglares maristas (artículo aparecido en Últimas Noticias, 295), haciendo hincapié en la definición que el Concilio Vaticano II hace del laicado, y la llamada de todos a la santidad y a la misión, recibida mediante el sacramento del Bautismo. A continuación, el señor Dulip De Silva explicó con detalle el trabajo que los seglares maristas han venido haciendo hasta ahora y qué es lo que se espera de ellos
Vino luego un diálogo abierto, durante el cual se presentaron diversas propuestas por parte del laicado marista de Sri Lanka para incrementar la labor pastoral en esta época de adicción digital, en la que los niños y jóvenes están expuestos al abuso, el libertinaje, el alcoholismo y la visión materialista de la vida. Se señaló también que la educación en la escuela debe reorientarse hacia la formación de la persona al estilo del P. Champagnat. Hubo una llamada a dar a conocer más el carisma marista entre los católicos de Sri Lanka. También se dijo que el laicado comprometido no es la respuesta a la disminución de los miembros religiosos de una congregación, sino la concreción de aquella intuición del papa Juan Pablo II que afirmó que la Iglesia del futuro sería la Iglesia del laicado.

Finalmente, los participantes acordaron reunirse en adelante con más frecuencia para seguir reflexionando en torno a su apostolado en unión con los Hermanos de la Provincia de Asia del Sur.
Seguidamente pasaron todos a festejar el encuentro con una comida de fraternidad.

H. Joseph Peiris

VOLVER

Hermanos verdaderos. Historias reales. Autén...

SIGUIENTE

Un corazón, una misión...