21 de mayo de 2020 ESPAñA

Hogar Champagnat en Torrente acoge niños y adolescentes en situación de guarda o tutela

Hace ya 11 años que la Provincia Mediterránea inauguró el Hogar Champagnat, que acoge a doce niños y niñas de entre 6 y 18 años. Su misión es la atención integral y educativa para niños, niñas y adolescentes en situación de guarda o tutela que se encuentran privados de un ambiente familiar idóneo.

El equipo que trabaja en este proyecto está formado por 17 personas, entre ellas dirección, trabajadora social, coordinador de educadores, psicóloga, educadores e integradores sociales. Además de cocina, limpieza, mantenimiento y administración.

 

COVID-19

En los primeros días de la crisis, todos los profesionales del Hogar Champagnat nos encontramos una situación sin precedentes, con mucha información confusa y un grupo de niños, niñas y adolescentes con muchas preguntas y planes de futuro inmediato bloqueados por la pandemia. Surgieron muchas frustraciones y la incertidumbre de no saber cuando volverían a ver a sus amigos y familia.  

Ya de por sí son chicos y chicas con una mochila cargada de diferentes situaciones difíciles, a las cuales se une esta nueva situación, que hace que lleven una sobrecarga. En ese momento, es donde tenemos que estar, intentando que esa mochila no se rompa ni desborde, y procurando encauzar, que ese camino sea más fácil, ameno y divertido de caminar.

Una vez pasadas las primeras semanas, los niñas y niñas han sacado su fortaleza y capacidad de superación para adaptarse a esta nueva situación. En cuanto al equipo educativo y auxiliar de servicios, también nos supuso un gran reto y una gran responsabilidad, ya que somos el canal de contacto con el exterior y es una prioridad mantener el Hogar como un espacio de protección y reducción de riesgos de contagio.

 

El futuro con mucha ilusión

Actualmente, afrontamos el futuro con mucha ilusión. Nuestra prioridad como equipo educativo reside estos días en gestionar la desescalada del confinamiento, siendo ejemplo de responsabilidad ciudadana, acompañando y mostrando las medidas de seguridad preventivas. Sin descuidar su ocio y tiempo libre, el contacto con sus familias a través de video llamadas, su participación en la toma de decisiones del funcionamiento diario a través de asambleas, etc.

Sin duda, esta situación ha potenciado nuestras virtudes como educadores y educadoras, obligándonos a ser más creativos y a pensar en nuevas estrategias para acompañarles también en la incertidumbre diaria de cuanto durará esto y cuando al fin podrán reunirse con sus familias y amigos. Y sin ninguna duda ha sacado a relucir el potencial de nuestros niñas y niños más que nunca, luchadores infinitos, capaces de adaptarse a nuevas situaciones y dar ejemplo a los adultos.

_______________
Equipe del Hogar Champagnat

Solidaridad marista - Derechos
VOLVER

Hermano Powell Prieur (Charles Bernard) - 192...

SIGUIENTE

Homenaje a la Sra. Adrienne Rainville, laica ...