12 de junio de 2008 CASA GENERAL

La explotación se combate con educación

La idea de dedicar un día a destacar la lucha contra la explotación económica de los niños y niñas fue una propuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Desde el año 2003, el 12 de junio fue escogido como un día para conocer, reflexionar y difundir los riesgos que niños, niñas y adolescentes enfrentan en actividades económicas inadecuadas para su edad y desarrollo.

Como esta reflexión se enmarca en el respeto de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, es conveniente hacer una referencia a la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989. La CDN establece la obligación primaria de los Estados, de proteger a niños y adolescentes ?contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social? (CDN, Art. 32).

La niñez y adolescencia es un período donde la educación, la formación y el desarrollo de habilidades, el descubrimiento y conocimiento del mundo a través del juego, las actividades culturales y la relación con las demás personas juegan un papel fundamental para el desarrollo integral de la persona. Muchos niños y niñas, debido a la situación de pobreza que viven junto con sus familias, se ven forzados a cambiar la educación y el juego por el trabajo. Años más tarde, los niños y niñas que se vieron privados de la educación, que aprendieron menos en la escuela debido al cansancio o que abandonaron los estudios porque debían dedicar más tiempo a trabajar, continuarán ?atrapados? en el círculo vicioso de la pobreza. Serán adultos viviendo en condiciones que no corresponden a su dignidad.

Este año la OIT nos invita a mirar la educación como un medio de lucha contra la explotación económica de los niños, niñas y adolescentes. Nosotros y nosotras, maristas, creemos que una buena educación es aquélla que forma la mente y el espíritu, los cuerpos y los corazones, y que esta formación es necesaria para llegar a ser ?buenos cristianos y honrados ciudadanos?. Creemos que todas las personas tienen derecho a una educación fundada en el amor, y que esta educación les permita desarrollarse ?hasta el máximo de sus posibilidades?, como lo afirma también la CDN en el artículo 29. Nuestras instituciones están comprometidas en ofrecer esta educación a los diferentes sectores de nuestras sociedades en los diferentes países que nos encontramos.

Te invitamos hoy a dedicar unos minutos a reflexionar sobre la situación de niños y adolescentes sin educación, que viven situaciones de riesgo por desempeñar trabajos inadecuados a su tamaño y edad. Y te invitamos a escribir un mensaje de esperanza y de compromiso a favor de ellos y con ellos. ¿Te animas?

VOLVER

El servicio de la autoridad y la obediencia...

SIGUIENTE

Valorar la integración y la religiosidad...