5 de mayo de 2008 COLOMBIA

?La fidelidad de Dios es grande? es incomparable su fidelidad?

Y hay personas que saben corresponder también ?en grande? a la fidelidad del Señor hacia ellas. Hoy, en contra de lo que la atrevida ignorancia de un personaje de la farándula osara afirmar que ?la fidelidad hoy se encuentra sólo en los equipos de sonido?, sigue existiendo la fidelidad. Fidelidad en muchos matrimonios y en muchos hombres y mujeres en la vida consagrada.

En nuestra Provincia Norandina, cuatro hermanos se han comprometido a vivir en fidelidad al Señor. Tres lo han jurado a perpetuidad, y uno ha renovado sus votos por un año más.

El día seis de abril en la ciudad de Pasto hicieron sus votos perpetuos los hermanos Juan Pablo Marín Esparza, José Julián Muñoz Burgos. El hermano Fernando Javier Palacios Valencia, por su parte, los renovó por un año más. El 19 de abril en Bogotá emitió sus votos Perpetuos el hermano Javier Alfonso Echeverry Velásquez.

En medio de una numerosa concurrencia tanto en la capilla del Instituto Champagnat de Pasto, como en la iglesia del Espíritu Santo en Bogotá, en una ceremonia llena de significativos gestos y símbolos alegóricos al acontecimiento, nuestros hermanos hicieron su consagración al Señor. En este acontecimiento se sintieron arropados por la presencia física y el acompañamiento espiritual de muchos hermanos de Congregación, por gran número de familiares y un crecido número de amistades y de miembros de las Fraternidades maristas. Contaron también con la presencia cordial y fraterna de los hermanos Pedro Herreros y Antonio Ramalho quienes se encontraban en visita a la Provincia Norandina, en nombre del hermano Superior general.

Juan Pablo, José Julián, Javier Alfonso y Fernando Javier hicieron realidad el sentir de nuestras Constituciones: ?Sorprendidos y rebosantes de agradecimiento aceptamos libremente en la fe la llamada del Señor: Ven y sígueme? (C 13)

El hermano Laurentino Albalá, como delegado del hermano Superior general para este acto, recibió los votos de nuestros hermanos. La Iglesia, representada por los celebrantes, P. Fernando Mesa Ríos en Pasto y P. Carlos Anderson Acevedo en Bogotá, y cuantos participamos en las eucaristías fuimos los testigos de la generosidad de nuestros cuatro hermanos.

En la liturgia de una de las eucaristías a la petición de Felipe: ?Muéstranos al Padre?, responde Jesús: ?El que me ve a mí, ve a mi Padre?, que los que me vean, vean a Dios en mí?. Bonito mensaje para Juan Pablo, José Julián, Javier Alfonso y Fernando Javier, y no sólo para ellos sino también cuantos éramos testigos de sus compromisos.

La canción conclusiva de la ceremonia de la profesión recogía dos sentimientos propios de este momento: Gratitud: ?Señor Jesús que confías en mí/ y me envías a ser luz y a ser señal/ Gracias por tu don, gracias Señor?. Compromiso: ?Vete y predica con tu acción/ con la palabra y con tu ser/? Que todos vean a mi Padre en ti: / de los sencillos se hace ver.
Hermanos de Congregación y familiares de los protagonistas compartieron luego un ágape fraterno con una deliciosa comida.
Felicitamos a nuestros cuatro hermanos, oramos por ellos al Señor y nuestra Buena Madre por su felicidad y por su fidelidad.

H. Isaac Revilla

VOLVER

Itinerarios de Espiritualidad Marista...

SIGUIENTE

Nueva Zelanda acoge a los superiores maristas...