27 de abril de 2011 BRASIL

La misión de los directivos maristas hoy

Ser los Champagnat de nuestra comunidad escolar y, con nuestro testimonio y actitud, dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar es nuestro desafío. Para esto se requiere de un Directivo que promueva y lleve esta bandera de dirección, pero para eso, no sólo hay que escribirlo y que quede bellamente encuadernado, sino vivirlo, y para aquello “formarlo”. No podemos seguir demorándonos en este tema, hay que atreverse a tirar el edificio abajo de una vez por todas y empezar a construir desde cero un edificio nuevo de Directivos para un mundo distinto, con un cristiano y un ciudadano diferente.

En este Primer Encuentro de Formación de Directivos de América se contó con participantes de cada una de las provincias y distritos de América, siendo representados por aquellas personas que llevan a cabo este proceso de formación de directivos, o algún directivo de un colegio marista. Un total de casi 80 hermanos y laicos, incluyendo los integrantes de los equipos de apoyo, se reunieron entre el 27 y el 30 de marzo en Recanto Champagnat, Residencia Marista en la ciudad de Florianópolis, en el Estado de Santa Catarina, en la región sur de Brasil.

Fue la subcomisión de formación de directivos, perteneciente al Equipo Continental de Misión de América, quien estuvo a cargo de este encuentro pionero. Dicha subcomisión está compuesta por Irma Zamarripa (México Occidental), el hermano José Wagner (Brasil Centro Norte), el hermano Luis Carlos Gutiérrez (América Central) y Ernesto Reyes (coordinador de la subcomisión, de Chile).

El objetivo general del Encuentro fue “Establecer un horizonte de actuación o líneas conjuntas para la América marista” en materia de formación de directivos. Entre los años 2007 y 2008 se realizó una encuesta diagnóstica sobre la situación de esta área y su conexión con las necesidades de animación de la misión marista en el Continente. Fruto de dicho trabajo, emergieron importantes conclusiones remitidas en un Informe y Carta a los Provinciales a través del hermano Emili Turú y Juan Miguel Anaya a inicios del 2010.

Gran parte del trabajo del Encuentro fue validar y socializar los contenidos de este diagnóstico, contando con momentos de iluminación que alimentaron el modelo de formación y los espacios para compartir experiencias o buenas prácticas, para así hacer camino sobre un modelo de formación para el futuro de nuestros directivos.

Entre los expositores del encuentro estuvo el hermano Josep María Soteras, Consejero general, quien compartió con los presentes la charla titulada La misión de los directivos maristas hoy. En su exposición buscado el sentido que tiene hoy la misión marista en el mundo, su internacionalización, la colaboración en red. Para ello ha destacado la importancia clave del liderazgo de los directivo en nuestros centros educativos. Ellos van a producir efectos multiplicadores ante los actuales desafíos congregacionalespara dar  respuestas educacionales al estilo de Champagnat. Para ello se requiere la formación de nuevos directores para una nueva tierra. Todo este desafío fue iluminado desde los cuatro horizontes del futuro de la misión: Evangelización, educación, solidaridad y la defensa de los derechos de los niños y jóvenes.

También los participantes pudieron debatir en torno a Modelos de gestión y su implicancia en la formación de directivos maristas, animados por el hermano Jesús Triguero y Juan Guerrero. Asimismo, Ana Maria Eyng lo hizo en torno a La formación de directivos de instituciones educativasy el hermano João Carlos do Prado expuso sobre Trabajo en red en la formación de directivos de América.  Cada uno desde su experticia y matiz temático ayudó a plasmar satisfactoriamente los objetivos de esta convocatoria.

Conjuntamente, hubo una presentación de la Fundación Marista para la Solidaridad Internacional y algunas líneas de acción para las escuelas maristas, a cargo de los hermanos James Edward Jolley (Director de la Oficina del FMSI en Ginebra) y Manuel Mendoza Prario.

Al inicio del Encuentro los participantes disfrutaron de un paseo de integración, visitando tres islas. En ellas pudieron descubrir los contextos fundamentales de la historia del sur de Brasil, el clima tropical, con aguas cálidas y la atractiva comida típica. Tampoco faltaron momentos para compartir y celebrar. Cada representante llevó algo propio de su país para, de esta manera, compartir la cultura que compone nuestro continente.

Sin lugar a dudas que nos llevamos una visión nueva de los procesos de aprendizaje a través de las conferencias, las buenas prácticas, la riqueza del diálogo, la profundización de algunos temas en el café o en el almuerzo. Estos aprendizajes nos permitirán no sólo transmitir que el encuentro fue interesante y útil, sino que llegará a ser una herramienta transformadora de nuestras realidades. Pero no sólo es una llamada a tener más herramientas técnicas. Consideramos que para abrirnos a los nuevos desafíos es importante que cada directivo y miembro de los equipos de animación pueda profundizar más en su vida cristiana y en su adhesión a nuestro carisma.

____________________

Subcomisión formación de directivos

Abril 14 de abril de 2011

VOLVER

Año Mariano en Brasil...

SIGUIENTE

Proyectos de la FMSI en África...