3 de octubre de 2008 VATICANO

La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia

La próxima XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se celebra en Roma desde el 5 al 26 de octubre de 2008, tiene como tema La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia. El argumento fue elegido por Su Santidad Benedicto XVI el 6 de octubre de 2006. Después del Sínodo de los Obispos sobre La Eucaristía: fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia, que tuvo lugar desde el 2 al 23 de octubre de 2005, pareció lógico concentrar la atención sobre La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia, profundizando ulteriormente el significado de la única mesa del Pan y de la Palabra.

Esta propuesta está en sintonía con el trabajo de profundización y mejor conocimiento de la Escritura en la Iglesia. El Concilio Vaticano II, con la Constitución dogmática sobre la Divina Revelación Dei Verbum, compendia el Magisterio solemne de la Iglesia sobre la Palabra de Dios, exponiendo su doctrina e indicando su puesta en práctica. La doctrina sobre la palabra ha recorrido un largo camino de maduración y de profundización. Este camino está jalonado por tres Encíclicas: Providentissimus Deus de León XIII, Spiritus Paraclitus de Benedicto XV, Divino Afflante Spiritu de Pío XII. La amplitud de este camino se ha incrementado por una exégesis y por una teología renovada, y se ha enriquecido por la experiencia espiritual de los fieles del cual se hizo referencia en el Sínodo de los Obispos del 1985 y en el Catecismo de la Iglesia Católica. Después del Concilio, el Magisterio de la Iglesia universal y local ha promovido con insistencia el encuentro con la Palabra, con la convicción de que ésta producirá en la Iglesia una nueva primavera espiritual.

La Asamblea Sinodal se sitúa, por lo tanto, dentro del gran aliento de la Palabra que Dios dirige a su pueblo, en estrecha relación con los precedentes Sínodos de los Obispos (1965-2006). La palabra de Dios alude al fundamento mismo de la fe e intenta actualizar en nuestro tiempo los grandes testimonios de encuentro con la Palabra que encontramos en el mundo bíblico y a lo largo de la historia de la Iglesia.

Para el desarrollo específica de este evento se prepararon los Lineamenta, documento que tiene la finalidad de presentar brevemente el estado de la cuestión sobre el importante tema de la Palabra de Dios e indicar aspectos positivos en la vida y en la misión de la Iglesia. Para facilitar la reflexión y la discusión sobre el tema a nivel de toda la Iglesia, este documento ha estado acompañado por un detallado cuestionario relacionado con los argumentos tratados en cada uno de los capítulos. El Consejo ordinario del Sínodo, con la ayuda de algunos váliosos expertos, ha estudiado y ha ordenado los aportes que han llegado de todo el mundo eclesial refundiéndolos en un segundo documento, tradicionalmente llamado, Instrumentum laboris. El Instrumentum laboris es el resultado de las respuestas a los Lineamenta de parte de los Sínodos de las Iglesias Orientales Católicas sui iuris, de las Conferencias Episcopales, de los Dicasterios de la Curia Romana, de la Unión de los Superiores generales, así como también de personas que han querido aportar sus contribuciones a la reflexión eclesial sobre tan importante argumento. Este documento será usado como orden del día de la XII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

El objetivo de este Sínodo es eminentemente pastoral pues se propone contribuir a iluminar aquellos aspectos fundamentales de la verdad sobre la Revelación, como son la Palabra de Dios, la Tradición, la Biblia, el Magisterio, que impulsan y garantizan un válido y eficaz camino de fe; encender la estima y el amor profundo por la Sagrada Escritura, haciendo que los fieles tengan «fácil acceso» a ella; renovar la escucha de la Palabra de Dios, en la liturgia y en la catequesis, especialmente con el ejercicio de la Lectio Divina, debidamente adaptada a las diversas circunstancias, y ofrecer al mundo de los pobres una Palabra de consuelo y esperanza.

VOLVER

Hermana Georgeanne Marie Donovan...

SIGUIENTE

Seminario sobre la Espiritualidad marista...