13 de febrero de 2020 BRASIL

La Provincia de Brasil Centro-Sul destaca la animación vocacional

La Provincia Marista de Brasil Centro-Sul ha comenzado el 2020 destacando, hasta junio, una de las prioridades definidas por las directrices del VI Capítulo General que se celebró en diciembre de 2017. El tema también se anima y profundiza a través de un video.

El Hermano Benê Oliveira, Provincial, destaca a continuación algunos aspectos de esta iniciativa.

Cultura, animación vocacional y vida consagrada

Nos complace lanzar esta Campaña que resalta y pone en evidencia una de las prioridades importantes de la Provincia: «Cultura, animación vocacional y vida consagrada». La asamblea capitular de diciembre de 2017 pidió el nacimiento de una nueva cultura vocacional en las comunidades religiosas y en las fraternidades apostólicas para revelar y comunicar la belleza, la misión y la actualidad de la vocación de los hermanos a la vida consagrada y del laicado Marista.

Siempre es Dios quien llama a una persona a una vocación de especial consagración. Es el Alfarero Divino capaz de dar forma a nuestros corazones, a nuestra historia personal de vida y a nuestro viaje vocacional. Los Hermanos Maristas de las Escuelas, somos llamados por Dios y elegidos por María, y como respuesta, ofrecemos nuestra vida con toda la riqueza y la fragilidad de nuestro ser.

Las estadísticas, el cambio de época y la cultura en la que vivimos han aumentado la preocupación por la cantidad y la calidad de las vocaciones en la Iglesia. El Papa Francisco recuerda que, en muchos momentos de la historia, Dios, que es infinitamente generoso, supera nuestras expectativas, hace germinar los frutos de nuestro trabajo más allá de lo que se puede esperar de la eficiencia y eficacia humanas. Es con esta confianza que debemos abrir nuestros corazones a la acción del Espíritu y, a través de una vida de unión con Dios por medio de la oración, pedirle que continúe enviándonos jóvenes generosos, apasionados por el proyecto de Jesús y su Evangelio.

La vocación a la vida consagrada Marista es una opción y un viaje en dirección opuesta en el mundo. Nadie se compromete con nada ni con nadie si antes no ha sido atraído y tocado en su corazón. Todos nosotros, hermanos, laicos y compañeros en los frentes apostólicos, estamos invitados a fomentar e inspirar la fecundidad vocacional en nuestra familia religiosa.

Maristas de Champagnat, sigamos creyendo en el Señor de la mies que desea establecer una profunda alianza de amor con los jóvenes y los adultos de hoy. Juntos, sigamos cultivando la inquietud vocacional que llevamos en nuestros corazones. Apoyemos el surgimiento de una nueva cultura de animación vocacional y de vida consagrada marista, llena de descubrimientos, aprendizajes y esperanzas para la construcción del proyecto de vida y del camino de felicidad de las vocaciones a la vida consagrada y laica marista – misterio, gracia y don de la fraternidad que hemos recibido de Dios.

Vale la pena ser Hermano y Marista de Champagnat, para seguir a Cristo a la manera de María y de Marcelino que realizaron en sus vidas lo que Dios había soñado para ellos. Somos la vocación que abrazamos y la vocación acertada, ¡una vida feliz!

____________

H. Benê Oliveira – Provincial Brasil Centro-Sul

VOLVER

VIII Foro Social de la Provincia Ibérica: El...

SIGUIENTE

Proceso romano de la Causa del hermano Basili...