29 de octubre de 2020 CASA GENERAL

La región de Oceanía: hacia una nueva Provincia

En julio de 2020, los superiores de las tres Unidades Administrativas de Oceanía (la Provincia de Australia, el Distrito del Pacífico y el Distrito de Melanesia) escribieron al H. Ernesto Sánchez solicitando un permiso para unir en una sola Provincia Marista la vasta región de Oceanía. Tras el discernimiento durante la reciente reunión plenaria de septiembre, el Superior general y su Consejo aprobaron esta solicitud y respaldaron los planes para transformar Oceanía en una sola unidad administrativa a fines de 2022.

La vida de los Hermanos Maristas en Oceanía
Nueva Caledonia - 1899

El cambio estructural ha sido un tema constante a lo largo de la rica historia de Oceanía y se ha instituido para responder a las circunstancias cambiantes. Nuestra historia nos recuerda que la vida de los Hermanos Maristas en Oceanía comenzó cuando los Hermanos acompañaron a los sacerdotes Maristas al Pacífico y Nueva Zelanda. Entre 1836 y 1859, un total de treinta y siete “Hermanitos de María” fueron enviados a la región. La primera comunidad de Hermanos Maristas se estableció más tarde en Sydney, en 1872. Posteriormente, en 1874, siguió la primera comunidad de Hermanos en Numea. La provincia de Nueva Zelanda se estableció en 1917 y la provincia australiana se dividió en dos provincias – Melbourne y Sydney -, en 1948. Desde antes de la Segunda Guerra Mundial, los maristas de la región han tratado de fomentar la vida y misión maristas en Melanesia. El Distrito PNGSI comenzó en 1984, y en veinte años, nació el Distrito de Melanesia. En 2010, en los Capítulos simultáneos de las Provincias de Melbourne, Nueva Zelanda, Sydney y el Distrito de Melanesia, se tomó la decisión de reestructurar en dos Distritos autónomos (los Distritos del Pacífico y Melanesia) y una Provincia (Australia), con la Provincia de Nueva Zelanda que ofrecía un “matiz” para facilitar su cambio de provincia a distrito y asegurar que la dignidad de todos los involucrados en este cambio sea abordado con sensibilidad. Recientemente, en julio de 2020, el Distrito de Melanesia se integró a la Provincia de Australia. Cada cambio estructural ha sido una respuesta a las realidades “sobre el terreno” para que la vida y misión maristas sigan siendo vitales en los próximos años.

Vitalidad de la vida Marista en Oceanía

 “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”. (Isaías 43: 18-19).

Desde 2010, se han realizado reuniones periódicas de los superiores de la UA en la región para compartir ideas y recursos, sobre todo, en torno a la formación, y buscar maneras de aumentar la vitalidad de la vida marista en Oceanía. Las realidades de nuestro mundo han requerido estos cambios y exploraciones. La pandemia de Covid-19 también nos ha recordado que para avanzar debemos ser innovadores y creativos en nuestras respuestas a la llamada de Dios y la misión. Tenemos el reto constante de “leer las señales de los tiempos”.

“La nueva Provincia debe tener el modelo de una federación”

En cuanto a la estructura general de la nueva Provincia, los hermanos Peter Carroll, Provincial de Australia, y John Hazelman, Superior del Distrito del Pacífico, han declarado que tras una consulta inicial con los Hermanos de la región, “la nueva Provincia debe tener el modelo de una federación: dadas las vastas distancias y la diversidad cultural, debe haber una administración central coherente como la de cualquier provincia, pero con autoridad descentralizada para los elementos significativos de la vida Marista. El carácter exacto de estos acuerdos todavía está por determinar; esta es la tarea clave por hacer”.

Próximamente, se crearán los comités responsables de trabajar en el diseño de las estructuras y procesos administrativos de la Provincia, y también asegurar la participación y el compromiso de los Hermanos en toda la Región, sobre todo, para identificar las necesidades y posibilidades.

VOLVER

Argelia Hernández Mendoza: experiencia Laval...

SIGUIENTE

Únete a las Comunidades Internacionales para...