12 de junio de 2005 SUDáFRICA

La vocación de profesor

Desde diciembre de 1997, los Hermanos Maristas de Sudáfrica han venido organizando talleres para los educadores maristas laicos que trabajan en los cinco colegios propiedad del Instituto. El quinto taller tuvo lugar en la Casa de Retiros ?El Buen Pastor?, cerca de Johannesburgo, durante tres días de abril. Al taller, que estuvo animado por Robyn Picas, del Colegio Sacred Heart y por el Hermano Mario Colussi, asistieron unas sesenta personas.
Entre los momentos importantes hay que destacar las conferencias dirigidas por el obispo de Rustenburg Kevin Dowling (El impacto de la globalización en Sudáfrica y la respuesta de los colegios católicos) y por el Hermano Michael Burke, CFC. Mike, que realizó parte de su primera formación como profesor con los Hermanos Maristas pronunció una conferencia titulada El Cantante y la Canción sobre la vocación de profesor.
Otras conferencias significativas fueron las siguientes:
· Una estupenda reflexión dio paso a un tiempo personal en el que los participantes dispusieron de tiempo para reflexionar sobre sus vidas y para realizar una representación de su propio ?El Río de Mi Vida?. Las personas dispusieron de libertad para poner en común su representación. Los miembros de una pareja que realizaron su río en común y que compartieron muchas cosas con los demás, llegaron a sorprender ¡a su propio cónyuge!
· La historia personal de la vocación, por Mario.
· Una reflexión sobre la atención pastoral, pronunciada por Robyn, el cual ha escrito un libro sobre la experiencia del Colegio Sacred Heart en este campo.
· Un audiovisual sobre un icono de María basado en el libro del Arzobispo Rowan Williams ?Meditar estas cosas?.
· Comentarios, debates y actividades sobre los cinco aspectos de la educación marista que aparecen en ?Misión Educativa Marista?. En la sección relativa al amor al trabajo, se pidió a los grupos que construyeran una maqueta del Hermitage. ¡Algunos de sus finos trabajos quedaron recogidos en película!
· Una celebración del envío en la que los participantes recibían el encargo de continuar la misión educativa. Un participante comentó al final que él había estado dando clase durante muchos años, pero que, durante este taller, había entendido más profundamente que nunca el significado de su labor en el aula. Termino con las palabras de Chaucer: ¿Qué más se necesita decir?

VOLVER

Convivir, compartir, ayudarse y avanzar en l�...

SIGUIENTE

He aquí la esclava del Señor, hágase en m�...