5 de noviembre de 2019 MĂ©XICO

Las obras maristas resurgen de los escombros

A dos años del terremoto de 8.2 grados que devastó Tehuantepec en México, que causó decenas de muertos y destruyó varios edificios en la Provincia marista de México Central, los Hermanos de la provincia han logrado reconstruir una parte de su escuela, el Internado Guadalupano y el Bachillerato Asunción Ixtaltepec.

Tras el desastre, sucedido en septiembre de 2017, la comunidad educativa del Bachillerato Asunción Ixtaltepec (BAI) hizo todo lo posible para que los alumnos pudieran volver rápidamente a clases en aulas temporales. Este trabajo fue posible gracias al esfuerzo colectivo e intenso de los Hermanos, los laicos, las familias, los profesores, los alumnos, y tantos otros que se unieron a la causa.

Para hacer resurgir las obras maristas de sus escombros, entre 2018 y 2019, se lanzó la Campaña provincial de solidaridad para reconstruir el BAI y el Internado Guadalupano, bajo el lema: “Uno a uno… un ladrillo, una pared, un salón de clases”.

Con este objetivo, las escuelas buscaron formas creativas para recaudar fondos. A nivel internacional, los Maristas de Estados Unidos, América Central, Sudamérica, Alemania y España se movilizaron activamente para apoyar las obras.

“Llegar hasta aquí fue un proceso que implicó varias etapas: recoger escombros, demoler construcciones, levantar aulas temporales para retomar rápidamente las clases y, finalmente, comenzar la reconstrucción permanente con todo lo que esto implicó a nivel de involucramiento de personas y recursos”, expresa Socorro Alvarez Noriega, Coordinadora del área de Solidaridad Provincial, mientras menciona los avances que han logrado hasta el momento:

  • 6 aulas: 2 salones por nivel académico (1º, 2º y 3º).
  • 1 salón para el proyecto de Vida Independiente de Shinaywa (GEM)
  • 2 videotecas
  • 1 oficina para coordinación
  • 2 oficinas administrativas
  • 1 sala para profesores

Todavía quedan por terminar: 2 Salas de cómputo, 1 laboratorio de química y otro de física.

“Junto con este balance, queremos una vez más expresar nuestro profundo agradecimiento a alumnas, alumnos, profesores, profesoras, familias maristas, amigos de cerca y de lejos, por su presencia constante, cercana y solidaria en todo este proceso”, concluye agradecida, la Coordinadora del área de Solidaridad Provincial.

VOLVER

Responsabilidad, transparencia y confianza...

SIGUIENTE

Un espacio de esperanza en Atlantis...