28 de octubre de 2008 ARGENTINA

Los jóvenes comparten identidad y diversidad

La Villa San José ha recobrado, una vez más, el ambiente dinámico y alegre que le dieron los juniores o los escolásticos en épocas pasadas. Los jóvenes procedentes de las Provincias de Brasil y del Cono Sur han vuelto a llenar de vida estos espacios de formación que los hermanos crearon junto al santuario de Luján.

 

 

Región

Provincia

País

Hermanos

Varones

Mujeres

Total

Brasil

Río Grande do Sul

Brasil

3

2

2

7

 

Brasil Centro Sul

Brasil

1

4

2

7

 

Brasil Centro Norte

Brasil

1

5

1

7

Cono Sur

Cruz del Sur

Argentina

2

4

3

9

 

Cruz del Sur

Uruguay

 

3

2

5

 

Cruz del Sur

Paraguay

1

2

4

7

 

Santa María de los Andes

Bolivia

1

2

2

5

 

Santa María de los Andes

Chile

1

4

1

6

 

Santa María de los Andes

Perú

 

2

2

4

Consejo general

 

 

8

 

 

8

Administración general

 

 

1

 

 

1

Apoyo

 

 

 

3

1

4

Total

5

7

19

31

20

70

El grupo está integrado por jóvenes y hermanos, procedentes de cinco provincias maristas, asentadas en siete países. Los inicios del encuentro han estado marcados por la construcción y presentación de la identidad individual. Durante la primera jornada de convivencia se ha destacado el nombre propio, el idioma, el lugar de procedencia, las afinidades y coincidencias personales. Poco a poco se comparte la actividad que se realiza en cada uno de los lugares de procedencia, la participación en la obra marista, la colaboración compartida con los hermanos. Se añaden las peculiaridades y características del propio país, las incidencias del viaje, los cantos que más mueven el sentimiento, el interés por el otro. Y así, de una primera fuente de conocimiento individual se pasa al descubrimiento de la identidad colectiva. Cada pequeño grupo trae consigo la identidad de su país, sus costumbres y valores, su idiosincrasia, su bandera, sus tradiciones, su folclore.  Detrás del nombre marista de las provincias se hace presente la vida que comparten hermanos y laicos jóvenes a través de las obras educativas, sociales y apostólicas. Y la suma de todos estos aportes va poniendo de manifiesto que hay un alma común en el grupo que expresa una honda comunión de intereses, de ideales y de sueños. Hora tras hora se ha visto crecer esta familia cuyos miembros se han reunido procedentes de zonas amazónicas, del altiplano andino, de las costas del Pacífico, de las cumbres andinas, de los llanos o de la selva. El hermano Superior general y su consejo representan el centro de comunión de esta familia extendida por el mundo entero.

Una primera mirada a este paisaje multicolor integrado por tantos rostros jóvenes de estas hermosas regiones del mundo nos permite destacar algunos rasgos que llaman la atención. Entre los jóvenes que han acudido a Luján hay catequistas, animadores de pastoral social y universitaria, aspirantes a ser hermanos maristas, voluntarios haciendo servicio en comunidades indígenas, etc. Una riqueza que invita a la esperanza. Un grupo de personas maduras, colaboradoras, entregadas al trabajo que tienen entre manos. Festivos y alegres.

La dinámica interna del encuentro se propone a través de la metáfora del camino: ?Al borde del camino nos encontramos?, durante estos días, durante este alto en el camino de la historia marista. Hacemos una parada en el camino de nuestras vidas y de nuestra historia colectiva junto a nuestro hermano Suprior general y su Consejo para analizar en que dirección están caminando nuestros pies. Un alto al borde del camino para mirar al pasado pero sobre todo para otear el futuro. Detener el paso para conocer a los compañeros que hacen el mismo camino marista por las rutas del mundo. Convivir y compartir .

Una segunda dimensión del trabajo de los jóvenes junto al hemanso Superior general y su Consejo es contemplar las realidades que nos encontramos en nuestro caminar: ?En el camino nos encuentran? muchas personas, numeroso niños y jóvenes que quieren compartir su historia con nosotros. ¿Quiénes son? ¿Qué les ocurre? ¿Qué valores viven? ¿Cómo podemos caminar juntos? El análisis de la realidad que nos rodea va a ser parte del trabajo conjunto de estos días.

Y finalmente, hay que mirar al mañana, al futuro que todavía hay que recorrer. Para esta etapa nueva los jóvenes y los hermanos cuentan con ?María compañera de camino?.

Con estos referentes del programa vamos a acompañar a este grupo privilegiado de jóvenes para escuchar la vida que bulle en sus corazones. Y lo vamos a compartir con nuestros lectores en días venideros.

VOLVER

Curso para Animadores maristas...

SIGUIENTE

Amar, creer, trabajar...