2 de marzo de 2005 SUDáFRICA

Los jóvenes sudafricanos, preocupados por sus perspectivas de futuro

Como sociedad, tenemos que responder más eficazmente al cambiante escenario político, económico y social en que nos encontramos en el mundo de hoy. Sudáfrica es una sociedad que está cambiando constantemente, como sucede en tantos otros países, y en los que abunda la incertidumbre, la apatía y altos índices de criminalidad. Los alumnos de quinto grado del colegio Sacred Heart College, cuando les pidieron que describiesen el mundo en que vivían, lo hicieron como sigue: Es un mundo lleno de atropellos, de crímenes, pobreza, polución, corrupción, violencia, incertidumbre, miedo, injusticias, violaciones, asesinatos y desesperación.
Un número creciente de alumnos sufre desajustes emocionales: una pobre autoestima, agresividad, inseguridad y depresión. Otros jóvenes deben regentar casas de las que han huido sus padres y cuidar de sus hermanos más pequeños. La cifra de desempleo es del 40%, y por ello los jóvenes sudafricanos están preocupados por sus perspectivas de futuro.
Todo joven merece y necesita una atención personalizada; debería haber un interés particular en procurarles ese bienestar social y emocional que necesitan por medio de un planteamiento comprensivo y global.

Los educadores y padres del Colegio Sacred Heart College tienen la responsabilidad de proporcionar a sus alumnos e hijos valores y herramientas que los habiliten para enfrentarse a ese mundo. Deben desarrollar en los alumnos valores saludables, que contrarresten los valores consumistas y materialistas que promueven los medios de comunicación y la sociedad en general. Deberemos promover los valores evangélicos de fe, esperanza y amor, si queremos reafirmar las nociones de dignidad humana y la consecución del bien común.

VOLVER

¡Vive hoy el sueño de Champagnat!...

SIGUIENTE

¿Qué objetivos quieres alcanzar en la vida?...