4 de marzo de 2011 EL SALVADOR

María experiencia de un sí sencillo

El día 26 de diciembre, fiesta de la Sagrada Familia, nosotros, Herbert Ernesto Cruz Mejía y Luis Ernesto Guardado Salinas, realizamos en la Capilla de la Escuela San Alfonso, en San Salvador, nuestra primera profesión religiosa. La Eucaristía fue presidida por el padre Prudencio González, y le acompañaron el hermano Hipólito Pérez (Provincial de América Central) y el hermano Marco Antonio Vargas (Maestro de novicios).

Ese día la Palabra nos recordaba la confianza en el proyecto de Dios, a través de la figura de José, reconociendo como éste está atento al llamado del ángel para huir con el niño y su madre a Egipto. Esta misma experiencia encarnamos nosotros, al confiar en la llamada de Dios, dejándonos acompañar siempre por Él. Por eso, de manera sencilla y sincera, decidimos entregar nuestras vidas al Señor, como forma de agradecer las maravillas que Él hace y seguirá haciendo en nosotros.

Con el gesto de recibir y aceptar la cruz marista de manos de nuestros padres, ambos hemos decidido dar un sí al Señor, lleno de vida y esperanza, para nuestras familias y para la Provincia de América Central. El hermano Hipólito Pérez, en las palabras que nos dirigía, agradecía el gesto de gratuidad y confianza que ambos realizábamos. Y nos invitaba a vivir como unos buenos Hermanitos de María.

Gestos de familia y de hermandad se vivieron a lo largo de la celebración, en el que hermanos y familiares se volvieron una sola y gran familia marista. Como en la familia de Nazaret, se supo compartir y vivir cada momento de la celebración en la que Jesús, que es pan y vino, se comparte y se da a los suyos.

El sí sencillo de María supo irradiar luz a las vidas y corazones de todos aquellos que estuvimos presentes en la celebración.

“Quiero comprender que la verdad está en el Evangelio, y he de darme a los demás, amar será mi sello, y perder mi identidad, y ser de ellos”. Con este estribillo del canto “Sé fiel” (Brotes de Olivo) cerrábamos nuestra primera profesión religiosa. Que Jesús, María y Champagnat aviven el fuego que habita en nuestro corazón, para ir en búsqueda de las nuevas tierras que se nos tengan preparadas.

_____________

H. Herbert Cruz Mejía. y H. Luis Ernesto Guardado Salinas

VOLVER

100 años de entrega...

SIGUIENTE

?Con Cristo sois sepultados en el Bautismo, c...