14 de mayo de 2008 BéLGICA

?Maristas juntos?

La Provincia Europa Centro-Oeste celebró una asamblea en Barvaux, Bélgica, del 18 al 20 de abril, para reflexionar en torno al carisma compartido entre hermanos y laicos. Asistieron 13 laicos y 21 hermanos, dos de los cuales eran los conferenciantes invitados. El H. Pau Fornells del Secretariado de Laicos de Roma disertó sobre el tema central de la asamblea, ?Maristas juntos?. El H. César Henríquez, representante del BIS en Ginebra, presentó mediante un power-point su trabajo en favor de los derechos del niño en las Naciones Unidas, aprovechando para invitar a los asistentes a visitar a los tres hermanos de la comunidad de Ginebra.

El H. Pau, señaló que el movimiento actual en favor de la integración del laicado en la vida y carisma de las congregaciones religiosas era una cuestión nueva en la Iglesia, no sólo limitada a nuestro Instituto. Afirmó que el reto principal del futuro del carisma marista en estos momentos es encontrar una nueva manera de entender el concepto de vocación para aplicarlo igualmente al laicado.

Todos estos temas fueron tratados en reuniones por grupos y compartidos en sesiones plenarias. Los aspectos más tratados, y que requerirán posterior atención, fueron la espiritualidad, el carisma, la misión, la formación y la comunicación.

Las jornadas estuvieron jalonadas por momentos de oración preparados con esmero, culminando con la Eucaristía. La motivación basada en la ?mesa de Champagnat? constituyó un poderoso elemento que invitaba a compartir.

Al acabar el día había un espacio para el esparcimiento en común, donde se ponía de manifiesto el gran espíritu de familia que reinaba entre los asambleístas.

Finalmente, la Asamblea fue clausurada por el hermano Provincial, Joe McKee, quien expresó sus esperanzas en un futuro prometedor para esta progresiva unión con los laicos, a la vez que daba las gracias a todos los participantes, sobre todo a los miembros de la comisión que había preparado el encuentro: Frank Aumeier, Jacques Delen, Bernice Reintjens y Robert Thunus.

VOLVER

Algunas pinceladas para la crónica...

SIGUIENTE

Corazones nuevos para un mundo nuevo...